Luego de 27 reformas desde que fue creada, en 1991, la Constitución Política de Colombia parece una colcha de retazos que ya nadie respeta. La corrupción y los intereses de los políticos de turno están acabando con ella.

Por William Restrepo

OÍR