Estudios recientes comprueban que la malnutrición en los niños y adolescentes tiene grandes implicaciones en el desarrollo y educación de los mismos. Es indignante que en Colombia esto parezca un chiste, pues el desfalco de los PAE ya supera los $50.000 millones de pesos. No obstante, es más alarmante que a la fecha no se conozca ni un solo caso procesado por estas altas cifras de desviación, el bache de la justicia sigue evidenciándose en nuestro sistema, beneficiando siempre a los más poderosos.

 

Por: Hernán Augusto Tena Cortés

El año que estamos iniciando es un periodo que promete mucho en términos políticos; tendremos la oportunidad de elegir si seguimos siendo gobernados por la misma monarquía disfrazada de democracia que nos viene gobernando durante las últimas décadas, o si le damos la oportunidad a nuevos candidatos con prontuarios intachables y sin padrinos.

Lastimosamente, la corrupción de los mismos con las mismas no discrimina sector social, edad o causa. Los escándalos han llegado al sector financiero, petrolero, educativo y ahora, sin piedad alguna, toca la alimentación escolar, poniendo el bienestar de niños y niñas en un vaivén cuyo punto de inicio y fin es la indignación.

Hoy me concentraré en esto último, pues realmente me exalta saber que altos funcionarios con millonarios salarios participen en una desviación de recursos que solo contribuye a aumentar los índices de desnutrición y deserción. El plan de alimentación escolar, de ahora en adelante PAE, es un programa de asistencia social alimentaria para el que se destinan recursos nacionales, departamentales y municipales. El principal objetivo de este es contribuir a mejorar las tasas de matrícula escolar, estabilizar las de asistencia, reducir el ausentismo y mejorar la capacidad de concentración y asimilación de información por parte de los niños (ver).

Estudios recientes comprueban que la malnutrición en los niños y adolescentes tiene grandes implicaciones en el desarrollo y educación de los mismos. Es indignante que en Colombia esto parezca un chiste, pues el desfalco de los PAE ya supera los $50.000 millones de pesos y la poca gestión que se hace es con alimentos de baja calidad. No obstante, es más alarmante que a la fecha no se conozca ni un solo caso procesado por estas altas cifras de desviación; el bache de la justicia sigue evidenciándose en nuestro sistema, beneficiando siempre a los más poderosos.

La alimentación es un derecho humano fundamental. Una adecuada nutrición facilita el desarrollo físico de habilidades y de competencias de aprendizaje. Es inaudito que empresarios conozcan las causas y, aun así, decidan llenarse los bolsillos produciendo estómagos vacíos. En Bucaramanga, se facturaron 30 millones de pesos en tamales para los niños y niñas, y el distribuidor resultó siendo una empresa de grúas. En Cartagena, se facturaban pechugas de pollo a 40.000 pesos por unidad y en esta misma ciudad descubrieron kilos de canela por más de 39 millones que nunca llegaron a las escuelas.

Recientemente, la ministra de Educación se pronunció y propuso reducir la asignación de fuentes presupuestasles únicamente a las gobernaciones y municipios certificados (ver); no obstante, esto puede prestarse para disminuir la cobertura de los PAE y aumentar la desviación de recursos. Se pasa de 1.000 municipios del territorio nacional a 95 Entidades Territoriales Certificadas. Yo diría que una alternativa para disminuir los índices de corrupción es evitar dejar la ejecución de recursos en manos del sector privado.

Finalmente, la comunidad se inquieta tras conocer la información anterior. Muchos se preguntan ¿quién controla, por qué no pasa nada o qué hace el comité de seguimiento municipal en las diferentes ciudades?; lastimosamente, mientras los mismos con las mismas gobiernen, nunca encontraremos respuesta a dichos interrogantes y la clase política seguirá burlándose de sus electores.

¡Los colombianos estamos mamados de ser uno de los principales países con altos índices de desigualdad social y mal sistema educativo! De manera que este 2018 es la oportunidad para transformar a Colombia, ¡elijamos bien!

 

Datos curiosos

– Tres de cada cien niños entre cinco y nueve años y uno de cada cien entre 10 y 17 años, presenta delgadez.

– Diez y nueve de cada cien niños y adolescentes presentan sobrepeso y obesidad.

– Diez de cada cien presentan anemia.

– Nueve de cada cien niños entre cinco y nueve años, y once de cada cien entre 10 y 17 años, presenta retraso en talla o desnutrición.

– Catorce de cada cien estudiantes que abandonan las aulas lo hacen por la falta de ayuda en la alimentación escolar.

– A la coordinadora del programa en Riohacha le fueron imputados los delitos de peculado por apropiación, contrato sin cumplimiento de requisitos legales y falsedad ideológica en documento público (ver).

Twitter: @Hernan_Tena

Correo: heteco2010@gmail.com