Miguel angel lopezSiendo lunes de la semana pasada, los empleados desconocían que para el jueves de esa misma semana El Tiempo debía despedir al 40 por ciento de sus empleados, lo cual equivale a casi 200 personas.

Por: Miguel Ángel López

En los pasillos de El Tiempo corría el rumor entre los empleados de una serie de despidos que se iban a llevar a cabo. En conversación con uno de sus empleados, afirma que a pesar de que en enero les hablan de esta posibilidad, en realidad se ha quedado en un “chisme de pasillo”.

Siendo lunes de la semana pasada, los empleados desconocían que para el jueves de esa misma semana El Tiempo debía despedir al 40 por ciento de sus empleados, lo cual equivale a casi 200 personas. Pero este infortunio no solo afecta al periódico El Tiempo, también a toda la casa editorial. Revistas como Bocas y Don Juan, que tienen tanta acogida, también deberán despedir el mismo porcentaje de empleados.

Efectivamente, los despidos se dieron el día jueves en diferentes áreas del periódico. Sectores como el del diseño quedaron intactos, casualmente los mismos ganadores de un premio por su infografía del vandalismo en Bogotá.

No obstante, aquellos que siguen con su empleo no puedes descansar ahora, porque la casa editorial debe despedir otros 200 empleados en lo que corra del presente año.

¿Por qué? Porque tras un estudio realizado por la consultora internacional Forbes Mackenzie, la casa editorial toma esta decisión tras una reunión que tuvo lugar la semana anterior.

La misión de Mackenzie dice: “Trabajamos en equipo con el cliente para ayudarles a mejorar su negocio (…) exploración de nuevos mercados y mejora de la rentabilidad”. Y más adelante señala que “Entendemos que su interés primordial como cliente se centra en la obtención de beneficios medibles”. (Ver aquí)

O sea que, indudablemente, un medio masivo de comunicación como es El Tiempo no es más que un negocio y sus empleados un objeto de alquiler. Y como empresa, los aumentos salariales anuales, que están ya a la vuelta de la esquina, son siempre una razón para pensar en este tipo de cambios. Especialmente cuando las reducciones en las ventas de prensa impresa sigue siendo una amenaza para todo medio (Vea foro online de Discovery sobre el futuro de la prensa impresa)

De todas maneras, todo empleado al firmar un contrato sabe que existe la posibilidad de despido y una empresa no puede ser obligada a tener empleados malos o, en este caso, poco lucrativos. Sin embargo, es acto cobarde que esto no se les informe a los trabajadores.

Como afirma una trabajadora del medio a sólo dos días del jueves: “La información sobre los despidos no es de hoy. Estuvo circulando en Twitter desde finales de diciembre del año pasado cuando un periodista habló de ‘masacre laboral en El Tiempo y de un recorte del 40 por ciento’ (…) Seguimos esperando los anuncios de cambio, aún sin tener seguro qué tan grande es el recorte y en qué áreas específicamente”.

Un despido masivo de este tipo es ilegal a menos que haya sido autorizado por el Mintrabajo, este caso la empresa se salva de pagar una multa al Ministerio, mas debe pagar todas las indemnizaciones necesarias.

Desconozco los tipos de contratos que tenían los despedidos, pero de los dos tipos que hay estas deben ser sus indemnizaciones.

De ser un contrato a tiempo definido la empresa debe pagar los salarios restantes por los meses en los que se había contratado la persona. Por el lado de los contratos a tiempo indefinido se les debe pagar un salario de 30 días por el primer año y otro de 20 días por cada año siguiente.

En ambos casos, el implicado puede cobrar un interés por mora que representa un día de salario por cada día que pase la empresa sin pagar la indemnización.

El daño está hecho, esperemos que se hayan decidido lo correcto y al resto de trabajadores de El Tiempo resta aconsejarles que se unan a un sindicato, ya que en este caso un despido es cosa seria.

Por último, un pequeño aviso informativo: Forbes MacKenzie está realizando el mismo estudio con Caracol Radio actualmente.