¿Dónde están los 21.833.898 millones que no votaron?

El citadino colombiano está tan aburguesado que Tunja y Yopal son las únicas que superan, por décimas, el 50% de participación. ¿Dónde estaban esos 4.832.140 votantes de las tres grandes ciudades del país que no salieron a ejercer su voto? ¿Qué era eso tan importante que estaban haciendo?

 

juan-alejandro-jaramillo-colPor: Juan Alejandro Echeverri

De los 1192 municipios que hacen parte de Colombia (incluyendo los 5 distritos y los 20 corregimientos departamentales) solo 41 superaron el 50 por ciento de participación en el plebiscito -3 de Antioquia, 5 de Boyacá, 9 de Casanare, 1 del Cauca, 16 de Cundinamarca, 3 del Meta, 2 de Nariño, y 2 de Santander- siendo Chameza la localidad con mayor porcentaje de sufragantes en el país (960 de 1.551 personas habilitadas, lo que equivale a un 62%).

De los 32 departamentos, el mayor porcentaje de abstención se presentó en La Guajira con 80%, seguida de San Andrés y Providencia con 79% (entre ambos suman 492.145 ciudadanos que no votaron; cantidad que supera los votantes del Cesar y Sucre). Mientras que Casanare con 48% y Cundinamarca con 44%, ambos partidarios del No, fueron los departamentos de mayor participación.

La opinión publica intentó justificar la inasistencia del “pueblo” responsabilizando a las lluvias que inundaron el norte del país –casi nunca tienen agua, algunos incluso mueren de sed, pero cuando llueve se ahogan–. El clima causó estragos, Uribia, territorio poblado casi en su totalidad por wayúus, solo aportó 3.434 votos; es decir el 3% de los 101.417 que debía aportar. Sin embargo, los departamentos del sur tampoco acuden a las urnas, no participan. En algunos casos porque el Estado es incapaz de llegar a ellos. Por ejemplo, la Registraduría no tiene datos del municipio La Guadalupe en Guainía. Allí debía ser instalada una mesa, pero nunca llegó. Y si llegó no fue tenida en cuenta en el acumulado “total”. Las 175 personas habilitadas para votar, no votaron: 0% de participación. La Nación, por selección natural, prescinde de ellos.

A algunos el sistema los excluye y otros se excluyen por voluntad propia. Como los compatriotas que residen en el exterior: de los 599.026 esperados solo acudieron 82.996 (el 13%). Aunque la deuda más grande con el país la tienen las ciudades. Cartagena, donde se firmó una paz que aún no se puede ejecutar, saca la peor nota en participación, con 20%. Tal parece que el tren de la paz pasó hace mucho por la gran ciudad. El citadino colombiano está tan aburguesado que Tunja y Yopal son las únicas que superan, por décimas, el 50% de participación. ¿Dónde estaban esos 4.832.140 votantes de las tres grandes ciudades del país que no salieron a ejercer su voto? ¿Qué era eso tan importante que estaban haciendo? “Lo siento por quienes no pudieron, ni pueden, pero yo ya bebí de eso, ya no me interesa”, ¿esa es su respuesta?

La patria llamó a sus hijos y le dieron la espalda. Lo que pasó el 2 de octubre solo se compara con el desprecio, el desdén, que se necesita para escuchar a la madre pedir auxilio y en lugar de ayudarla, sentarse a contemplar cómo se ahoga. ¿No hablan… O quién habla por ellos… o no existen… o la Nación no sabe quiénes son? ¿Acaso esto no es también de ellos?… ¿Tanto desinterés sienten? Si un acontecimiento que ocurre cada 59 años no los moviliza, ¿entonces qué?

Si nunca la democracia fue tan democrática en nuestro país. “A la mayoría, la verdadera mayoría, no nos interesa eso, pásenos la cobija y pónganos la novela o el partido”, respondieron los 21.338.98 millones de “colombianos” que no votaron cuando se les preguntó si apoyaban “el acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”. Tranquilos. Ya sabemos que viven en un país que solo ustedes conocen. La próxima vez, si es que la hay, no les vamos a preguntar si están de acuerdo o no. Ya entendimos que no les importa.

 

PDTA: Faltan los datos de ocho mesas: 5 de Estados Unidos, 4 de Ecuador y 1 de Ituango en Antioquia. ¿Sera que ni la democracia las pudo encontrar?