CAROLINA MARTÍNEZ ¡Alerta, alerta, alerta, que camina la lucha de la salud por el derecho a la vida! Así se pronunciaron los médicos colombianos residentes en Argentina, en apoyo a la movilización en contra de la reforma de la salud en Colombia.

Por: Carolina Martínez

Todos con sus batas blancas, acompañados de pancartas y pitos, se fueron acercando a la convocatoria realizada por las redes sociales, como una muestra de apoyo a la movilización del sector salud en Colombia. Eran más de 30 médicos, quienes con arengas indicaban su descontento con la reforma y con los comentarios realizados en días pasados por parte del ministro de salud colombiano.

La mayoría de ellos, pretende regresar a Colombia cuando terminen sus estudios, sin embargo ahora no saben qué hacer, pues si antes el panorama era gris oscuro, ahora lo ven negro; consideran que la reforma no soluciona ninguno de los problemas que ya se venían incrementando con la bien conocida y odiada Ley 100, sino que más bien estos se complicaron.

Su descontento es con el monopolio de las EPS, que ahora son “gestoras”, ellos que son los que mejor conocen el sistema, aseguran que con esto no se va a solucionar el problema de la corrupción y mal manejo de los dineros de la salud por parte de las EPS, sino que más bien con esto se le está dando vía libre a la corrupción que existe dentro del sistema; de la misma manera cuestionan la falta de plazas académicas para realizar las especializaciones, y no están de acuerdo con que sean ya los hospitales quienes manejen dicho concepto, pues son los hospitales y las clínicas quienes se deben de ocupar de prestar los servicios de atención a los pacientes y las universidades las de brindar ese servicio de formación profesional.

Además en este punto son muy claros en decirle NO a la reforma, ya que consideran que con esta propuesta, lo que se está buscando es bajarle la calidad a la prestación del servicio, porque sale mucho más económico para el sistema tener contratado a un especialista en formación que a un especialista ya formado desde la academia y la práctica como es ahora; si bien en este sentido hay un problema agudo que es la falta de plazas académicas para las residencias, los mismos médicos dicen que esta no es la solución, la verdadera solución que ellos proponen es abrir más cupos y bajarle a los requisitos tan arduos que existen en la actualidad.

Frente al tema de la tutela y el nuevo POS, los galenos en realidad se preocupan, pues con estos dos puntos no se da solución a la agonía del sistema, sino que por el contrario aceleran la muerte de los pacientes, quienes pierden los pocos derechos que poseían y que ahora pasan a convertirse en un privilegio para quienes tienen una capacidad de pago, lo que en sí es una privatización de un derecho, que debería ser considerado como público y esencial, por su conexidad con la vida.

El cuerpo médico residente en la ciudad de Buenos Aires, Argentina dejó claro que ahora más que nunca todo el sector salud debe seguir unido, para lograr de esta manera que la reforma a la ley 100 sea tumbada y que por lo tanto sus necesidades como trabajadores del sector salud y los derechos de los pacientes sean escuchados. Así se puede prestar un mejor servicio de salud en Colombia.