Ese silencio ha permitido avanzar irresponsablemente la iniciativa del concesionario para quedarse con el recaudo de $57 mil millones por año (fuente: ANI 2017) por 30 años, unos $1.7 billones en total.

 

Por: Hernán Roberto Meneses M.

Desde la Glorieta Mercasa hasta Cartago (Ruta 29 hasta Cerritos, 9.3 Km; Ruta 25 hasta Cartago, 8.2 Km) es una vía nacional, hace parte del Contrato de Concesión 046/2004 entre la Agencia Nacional de Infraestructura –ANI– y la Concesionaria de Occidente. La concesión concluye por recaudo esperado, en julio de 2019, según lo expresado por la ANI.

Es un hecho sabido, notorio y público la terminación de la concesión.

En el POT de Pereira, aprobado por Acuerdo 35 de 2016 en su plano 2/39 se puede leer que la zona comprendida entre glorieta Mercasa – Templo San Pedro Apóstol es suelo de expansión urbana y en adelante una franja de 200 metros a lado y lado de la vía conforman un corredor vial suburbano hacia Cartago, 28 por ciento del suelo suburbano, 42 por ciento si se incluye el corredor a La Virginia.

La Concesión Pereira – La Victoria (54.7 Km) corre por suelo de expansión urbana y suelo suburbano de Pereira, un total de 17.5Km (32 por ciento). En esa área el Alcalde de Pereira es autoridad jurisdiccional. La vía es nacional a cargo de la ANI operada por un particular pero sujeta al cumplimiento del ordenamiento territorial.

Recordemos el Artículo 311 de la Constitución Política de 1991. “Al municipio como entidad fundamental de la división político-administrativa del Estado le corresponde,… construir las obras que demande el progreso local, ordenar el desarrollo de su territorio, promover la participación comunitaria, el mejoramiento social y cultural de sus habitantes y cumplir las demás funciones que le asignen la Constitución y las leyes.”

Según una publicación en Facebook, en una reunión con habitantes de Cerritos, especialmente colegios y residentes de la zona de El Tigre, el Alcalde habría dicho que de Mercasa en adelante la responsabilidad es de la ANI (Ministerio Transporte). No señor.

¿A quién le corresponde planear qué se debe hacer una vez se concluya la concesión?, ¿a quién le debe importar la ejecución de las obras planteadas en el POT de Pereira en esos 17.5 Km que representan el 30 por ciento del suelo suburbano de Pereira?, ¿a quién le corresponde programar con los responsables nacionales la ejecución de las obras que “demanda el progreso local” en esa zona?

La respuesta, claramente, no es la ANI o el concesionario. El actual concesionario presentó a la ANI una propuesta de iniciativa privada para quedarse con el Peaje Cerritos 2 por 30 años, hacer el mantenimiento a los 54.7 kilómetros Pereira – La Victoria y adicionar 10.5 kilómetros de doble calzada entre Cerritos – La Virginia. El Alcalde de Pereira guarda prudente silencio, distancia y deja avanzar la iniciativa privada sin preocuparse por incluir las “obras que demande el progreso local” u “ordenar  el desarrollo de su territorio”.

Ese silencio ha permitido avanzar irresponsablemente la iniciativa del concesionario para quedarse con el recaudo de $57 mil millones por año (fuente: ANI 2017) por 30 años, unos $1.7 billones en total.

La sociedad civil debe tomar cartas, esta decisión es ahora y se vuelve a hablar del mismo tema en 30 años. Los habitantes de Cerritos y toda la ciudadanía no pueden aceptar tan mal negocio y Alcalde tan flojo.