El proyecto de ley de Clara cae como anillo al dedo -y cuando hablo de anillo no me refiero a la comunidad del anillo de Palomino; otro burdel, este de sátiros y efebos que ya fue cerrado, pues su propietario y principal explotador, parece ser, no dejaba ejercer a quien no fuera de sus apetencias-.

 

Por: Miguel Ángel Rubio Ospina

Ahora sí se le complicó la cosa a las señoritas que viven del lenocinio; pues la representante a la Cámara por Bogotá, Clara Rojas, pretende radicar un proyecto de ley para imponer multas al que pague por servicios sexuales.

La situación se convierte en un nudo gordiano, pues al acudir a los tribunales, ¿cómo prueba la meretriz el pago del cliente por el servicio sexual?, o viceversa, ¿cómo prueba el cliente que no le pago, sino que todo fue mutua y recíprocamente consensuado? ¿Debe emitir factura con IVA? ¿En este se deducen parafiscales? ¿El IVA es directamente o inversamente proporcional al desempeño sexual de la prestadora del servicio? ¿Debe sacar de esta tarifa el porcentaje para pagar la PILA?

Otra pregunta que me surge: ¿habrá un subsidio de desempleo para Esperanza Gómez?, ¿o ya tiene claro la senadora cómo suplirá a la modelo y actriz de cine XXX su modus vivendi? Yo sugiero, dada la experiencia de Esperanza Gómez, que le den el ministerio de Minas, ese se vende al mejor postor, y además le meten unas bien largas, quiero decir, unas multinacionales que se apropian de una mina hasta que nos dejan exhaustos, cual película porno. Y nosotros, felices.

El proyecto prevé crear un fondo para la atención y Apoyo a Personas en Situación de Prostitución (FONASP)… más burocracia, más empleo; propongo a Francesca Jaimes, otra actriz con experiencia en el tema para que maneje dicho fondo, pues Clara, en su sapientísima y altruista intención de ayudar, debe considerar que estas pobres mujeres han de quedar sin cómo mantenerse y para fondos esta actriz también lo tiene hondo, pues, me refiero a sus capacidades para dirigir el fondo propuesto.

Ahora que Santos está algo encartado con el cambio de Gabinete en el último tramo de su cargo, debería considerar hacer los nombramientos, teniendo en cuenta el propósito loable de la senadora Rojas. Como proxeneta, Santos tiene experiencia, administró un senador que ha pasado ya por dos burdeles. Roy, su mejor ejemplar, dama de compañía, trabajó en el Ubérrimo Star Show, y entre los talentos adquiridos en el ejercicio están: el camuflaje, cierto tipo de travestismo, y una alta capacidad de atender clientes de todo tipo, desde el gringo ojizarco hasta el castrochavista, o fariano; su desempeño lo ha hecho la odalisca más valiosa. Por esto pasó del Ubérrimo al Anapoima ´S Night Club,  y hasta versos sáficos le ha dado por escribir.

La experiencia de Santos le ha hecho merecedor de administrar ejemplares de alto tino en este oficio, ha logrado reclutar para su agencia a Juan Fernando Cristo y bajarle los ímpetus, pues quien fuera miembro del antiguo y desprestigiado, otrora, 8000 Girls, administrado por su propietario Ernesto, se desempeñó como Ministro del Interior y encajes, y esta experiencia en interiores le servirá a este ejemplar para el cumplimiento de su fantasía sexual, llegar a palacio, ejercer en el tálamo presidencial.

El proyecto de ley de Clara cae como anillo al dedo -y cuando hablo de anillo no me refiero a La comunidad del anillo de Palomino; otro burdel, este de sátiros y efebos que ya fue cerrado, pues su propietario y principal explotador, parece ser, no dejaba ejercer a quien no fuera de sus apetencias-. Decía que esta ley  llega de forma pertinente, esto evitará que los niveles de prostitución se disparen, que ya no veamos un liberal negociando sus servicios con un godo, o uno del Polo negociando un ministerio, o a los Verdes, mirando a ver quién los contrata, o a los de la U ofreciendo su portafolio de servicios en la oferta pública de burdeles abiertos al público, pues el próximo proxeneta o será un severo reformador de conductas y pondrá orden al burdel, o no podrá elegir a dedo las próximas contrataciones.

Mientras tanto, presidente, nombre a Esperanza… Gómez de Ministra.

@rubio_miguel