En un país donde la corrupción se ha vuelto pan de cada día, los intereses de los precandidatos a la presidencia 2018-2022 no parecen exentos de esta racha nacional, pues aunque “uno pensaría que todos están entusiasmados por prestar un servicio a la comunidad, por ser los que pueden ayudar a esta sociedad a salir de la olla en la que se encuentra […] no es así: todos llevan en la frente el signo pesos”.

Audiocolumna de William Restrepo