“Lo más doloroso es el poco interés solidario de mis colegas periodistas”, comenta el perseguido y amenazado periodista William Restrepo en esta columna, en la cual se hacen además 15 preguntas sobre el momento político y electoral que vive Risaralda ante los ojos de “sociedad adormecida y sin vergüenza”.

Por William Restrepo