William Restrepo llama la atención sobre cómo la sociedad en general tiene también culpabilidad en la corrupción y la falta de liderazgo auténtico en la clase política de Risaralda.