Colombia y México están entre los dos primeros países de América Latina con más altos índices de corrupción y ahora son dos de los países que en el 2018 tiene la oportunidad de cambiar esta mala racha. Aquí una reflexión más porque es necesario “no votar por los mismos, por los que quieren comprar su voto”.

Audiocolumna de William Restrepo