LEANDRO TOROHoy me atrevo a asegurar que algunos grupos al margen de la ley quieren repetir la historia cuando el Consejo de Estado le devuelve la personería jurídica al extinto partido. 

Por: Leandro Toro Valencia

Las garantías para ejercer la oposición en nuestro país son casi nulas. El domingo pasado atentaron contra la caravana de la candidata presidencial Aída Avella y el candidato al Senado Carlos Lozano, ambos integrantes de la Unión Patriótica, el mismo partido exterminado en los 80 y 90 y que hoy ejercen oposición. Y si a esto le sumamos la muerte de 29 integrantes del movimiento Marcha Patriótica que fueron asesinados el año pasado, podemos afirmar que el panorama es desolador.

Hacia mediados de la década del 80, surgió como fruto de acuerdos de paz el partido político Unión Patriótica. Recogía los líderes de grupos insurgentes que tenían propuestas políticas. Pero la tolerancia no se materializó y a mediados de los 90 casi todos los militantes de este partido habían sido exterminados, entre ellos dos candidatos presidenciales, 8 congresistas, 13 diputados, 70 concejales, 11 alcaldes y alrededor de 4.000 integrantes del partido.

Hoy me atrevo a asegurar que algunos grupos al margen de la ley quieren repetir la historia cuando el Consejo de Estado le devuelve la personería jurídica al extinto partido. El pasado domingo en Arauca la exconcejal y ahora candidata presidencial Aída Avella y su caravana sufrieron un atentado del que no hay que lamentar muertes, afortunadamente, pero que lesiona seriamente la democracia al demostrar que la intolerancia a ideas diferentes es mucho mayor que las pocas garantías que el gobierno ofrece a estos grupos de oposición.

Frente a este historial de odio contra la U.P: ¿no es más que claro que se necesitan medidas de seguridad y mejores garantías para ejercer la actividad política? Mientras que otros individuos tienen esquemas de seguridad que les cuestan una millonada a los contribuyentes, tenemos que afrontar agresiones a la democracia como la ocurrida el domingo. Esperemos que no tengamos que lamentar ningún acto en estos meses de campaña.

El panorama no aclara, recientemente se conoció un panfleto donde las bandas criminales Los Rastrojos y Las Águilas Negras amenazan de muerte a integrantes de la Unión Patriótica y la Marcha Patriótica. Entonces cabe preguntarse: garantías, ¿dónde?