DE TU A TU.

…¿Cuándo nos liberaremos de las cadenas de los políticos que se creen dioses en el averno de la calumnia? ¿Reyes de la perorata y del agravio  que confunden a medio país…

editada2 Por: Henry Carvajal Castro

henrycampeon@hotmail.com

LA BONDAD.  “La bondad del hombre es una llama que puede quedar oculta pero nunca se extingue, porque todo hombre tiene dos tipos de obligaciones igualmente importantes: las que le reclama su familia, y las que contrae con su país”.

EL ODIO. “En el fondo del corazón de todos los seres humanos hay misericordia y generosidad. Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel,  procedencia o su religión. Aquel que arrebata la libertad a otro es prisionero del odio”.

EL SACRIFICIO. “Todo hombre que intente cumplir con sus deberes para con su pueblo queda inevitablemente desarraigado de su familia y su hogar y se ve obligado a vivir una vida aparte, una existencia en la oscuridad de la clandestinidad y la rebelión”.

LA LIBERTAD. “Las cadenas que ataban a mi pueblo eran las cadenas que me ataban a mí. El ansia de obtener la libertad para mi pueblo se convirtió en un ansia de libertad para todos los pueblos blancos y negros”.

OPRESION. “Es tan necesario liberar al opresor como al oprimido porque  quedan privados de su humanidad, porque ser libre no es simplemente desprenderse de las cadenas, sino vivir de un modo que respete y aumente la libertad de los demás”.

Estos conceptos de bondad, sacrificio y libertad corresponden a un hombre siempre eterno. Un líder que se privó de todo, con tal de darle libertad a su raza y grandeza a su nación. Es el canto de lucha de “Madiba”, Nelson Mandela, en su autobiografía “Un largo camino hacia la libertad”.

¿Cuándo nos liberaremos de las cadenas de los políticos que se creen dioses en el averno de la calumnia? ¿Reyes de la perorata y del agravio  que confunden a medio país, azuzando el fuego del conflicto con su dialéctica guerrera, adorando las cadenas de la teología de la violencia, que pregona “el señor de los señores”?

¿Cuándo renunciaremos los colombianos a una guerra sin sentido para convocar a la paz “al medio país” que apoya al caudillo de la guerra, anteponiendo al odio, sacrificio, bondad, como principio de libertad?

¿Cuándo caminaremos hacia la libertad TODOS para qué el canto de la lucha por la amada Colombia, prevalezca? Triste que, Mandela en la cárcel, siempre estuvo libre, mientras que muchos colombianos libres, siguen “presos” adorando la ignominiosa dialéctica guerrera del señor de los señores.

PEREIRA ES UNA CIUDAD DE PRIMERA CATEGORÍA CON DIRIGENTES APENAS DE TERCERA.