Miguel angel lopezEl country branding consiste en vender un país. Latinoamérica tiene dos exponentes de esa estrategia, que son Ecuador y Perú. Dos de los países más visitados por los turistas y todo gracias a la forma en que ellos se venden.

 

Por: Miguel Ángel López

Esta semana Colombia publicitó en la esquina más concurrida de Nueva York, presentando también su mayor inversión en lo que llaman country branding. Ahora el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, junto a Proexport, acuden a nuestro único Nobel literario para dejar atrás el “Colombia es pasión” por un nuevo “Colombia, realismo mágico”.

Una serie de videos se encuentran en el portal de Colombia Travel. En ellos se pueden apreciar extranjeros recorriendo lugares de Colombia como Cartagena, Barranquilla, Eje Cafetero, entre otros. El nombre viene de nuestro nobel Gabriel García Márquez y la premisa es que Colombia es tan hermosa que parece sacada de una novela de ficción.

Los comentarios en contra de esta campaña publicitaria no se dejaron esperar. Por favor, es una campaña publicitaria. ¿Acaso qué más van a mostrar? Una campaña como esta no pretende mostrar una Colombia perfecta, busca, por otro lado, resaltar las cosas buenas que el país tiene para hacerla atractiva en el extranjero y generar turismo. Les pregunto: ¿por qué creen que los otros países se ven tan bonitos en las fotos y videos que vemos? Es exactamente por eso.

El country branding consiste en vender un país. Latinoamérica tiene dos exponentes de esa estrategia, que son Ecuador y Perú. Dos de los países más visitados por los turistas y todo gracias a la forma en que ellos se venden.

Por una red social de viajeros llamada Couchsurfing he tenido la oportunidad de conocer personas de Escocia, Argentina, India, Alemania y muchos más países. Ninguno de ellos me ha hablado las cosas buenas de su país, sin tratar las malas. Pero parece que aquí no logramos abarcar ambos aspectos del país. Los unos ignoran por completo lo negativo de Colombia, y los otros hacen vista  gorda a lo positivo solo para engordar sus  argumentos.

Ninguna publicidad va a mostrar lo negativo de eso que planea vender. El turismo es positivo para el país y en el turismo está la salida a la imagen que tiene Colombia. Tanto se critica la imagen negativa que venden las narconovelas y narcopelículas colombianas. ¿Ahora también refunfuñan porque se planea mostrar lo bueno?

Dejemos de criticar por criticar, que pa’eso está el procurador. La presidente de Proexport, María Claudia Lacouture, afirma que la campaña aspira traer cuatro millones de turistas este año. Lo cual representa un crecimiento del 7 por ciento. ¿Acaso es eso malo para el país? El turismo no es más que un negocio y como tal se comporta.