LEANDRO TOROEsperemos que la violencia no sea la respuesta por parte de la institucionalidad y que la presión de unos candidatos presidenciales logre sellar promesas verdaderas para este sector económico.

Por: Leandro Toro Valencia

Los campesinos nuevamente se van a paro. La fecha es el próximo lunes 28 de abril. Exigen que se cumplan las promesas del gobierno que ha incumplido.

Los campesinos nos demostraron cómo se hace un paro y cómo se arrincona al gobierno, pero el gobierno nos enseñó, nuevamente, cómo se desarticula una movilización, cómo se les ofrece promesas y como no se les cumple. Los campesinos nuevamente darán cátedra, esta vez en época de elecciones.

El paro cafetero del 2013 inició el 25 de febrero y finalizó el 8 de marzo del mismo año. Los cafeteros reclamaban que su sector económico estaba en la quiebra y exigían ayuda por parte del Estado. La posición inicial del gobierno fue que no había recursos. Finalmente se levanta el paro con un acuerdo donde el gobierno aceptaba ayudar a los pequeños caficultores con un apoyo de 145.000 pesos y otras disposiciones.

La actitud del gobierno fue clara, no ceder desde el principio. La actitud de los caficultores fue clara, no ceder hasta el final. El gobierno cedió después de mucha presión, mucha violencia, mucho descontrol y mucha resistencia. ¿Cuál será la actitud del gobierno en esta ocasión?

En esta ocasión iniciarán el paro no sólo el sector cafetero, también los apoyarán en las movilización representantes de los sectores lechero, panelero, cultivadores de clima frío, entre otros. La unión se va consolidando e independientemente de los resultados de este paro, para el 19 de agosto de 2014 se realizará el primer congreso de la Dignidad Agropecuaria Nacional.

Hay que poner sobre la mesa el hecho de las elecciones. Hay un gobierno que busca reelegirse y unos candidatos que buscan apoyo. Es indiscutible que este paro tiene un tinte político, que si no lo tiene desde el inicio sí lo tendrá a lo largo de su desarrollo. Además que este paro se hace a un mes de las elecciones, muy conveniente.

Esperemos que la actitud del gobierno no sea la misma del 2013 desde el inicio hasta el fin del paro. Esperemos que la violencia no sea la respuesta por parte de la institucionalidad y que la presión de unos candidatos presidenciales logre sellar promesas verdaderas para este sector económico.