MARGARITA CALLE-1Puestas en relación, estas imágenes de archivo configuran un relato memorable, que gracias a la mirada inquieta del espectador, activarán lecturas disímiles, atravesadas por la reflexión y la nostalgia.

Por: Margarita Calle

Las fotografías históricas, dice Susan Sontag, “son nubes de fantasía y cápsulas de información”, reminiscencias de un pasado hecho de fragmentos y vistazos, de registros encontrados que, puestos ante la mirada del presente, devienen sentido de relación, estética de la ruina, trazos de una memoria que activa mecanismos de recordación y reinvención, en tanto soportes de la vida afectiva, social y cultural de las personas. Ellas nutren el valor de la vida en comunidad y nos aportan señas para recrear las imágenes del presente, actualizando nuestros repertorios visuales y, sobre todo, los referentes con los cuales nos identificamos.

Con estos presupuestos el equipo académico de la Maestría en Estética y Creación le propuso al fotógrafo Javier García Jaramillo la idea de realizar la exposición Pereira: el álbum de su historia, a partir del archivo que cuidadosamente ha conservado, herencia de su padre Donato García Ramírez y su hermano José García Jaramillo. A este proyecto se sumaron los espacios expositivos del proyecto cultural Corto Circuito, el Instituto Municipal de Cultura y Fomento al Turismo, la Universidad Tecnológica de Pereira, el Liceo Taller San Miguel y el periódico La Tarde.

La exposición, que contó con la curaduría de María García Isaza, será inaugurada, de manera simultánea, el 9 de agosto a partir de una organización temática que busca que los espectadores se puedan reencontrar con momentos particulares del devenir de Pereira en sus 150 años. En la Sala Carlos Drews Castro se privilegia el elemento humano, vinculando fotografías de estudio e imágenes exteriores que combinan aspectos arquitectónicos de la ciudad con aquellas prácticas y rituales de la vida cotidiana, que en conjunto marcaron el derrotero de la sociedad naciente.

En el Centro Colombo Americano la exposición hace énfasis en el ambiente geométrico de las plazas y parques principales, sin dejar de lado la ebullición de una ciudad dinámica en su actividad comercial, atractiva en las pulsiones de su vida cotidiana. La Sala de exposiciones de la Alianza Francesa reúne imágenes de una ciudad periférica, muy cerca de las orillas del río Otún y bastante lejos del confort de lo céntrico. En la Fundación Universitaria del Área Andina el gran tema es el Lago Uribe Uribe, escenario emblemático de una ciudad que trazó, desde temprano, lugares de encuentro y recreación, propicios para animar la vida en comunidad.

Puestas en relación, estas imágenes de archivo configuran un relato memorable, que gracias a la mirada inquieta del espectador, activarán lecturas disímiles, atravesadas por la reflexión y la nostalgia. Ellas afianzan nuestra premisa de que la fotografía es huella, índice de los rastros que dejan los grupos humanos a medida que construyen la historia de su territorio, por eso también son memoria, prueba de que la vida sucede, se muestra, se recuerda y se piensa.

Las exposiciones estarán abiertas hasta el 6 de septiembre de 2013.