Severo GalloHace poco me encontraba pensando en las cosas que han pasado últimamente –ya que todo tiempo pasado siempre fue mejor– y recordaba que por estos días se celebró el aniversario de una de las mejores y más exitosas operaciones en contra del terrorismo, cosa que ningún otro gobierno ha logrado.

Por: Reverendo Gallo

Para los que aún no saben de qué estoy hablando, no es nada más y nada menos que la “Operación Jaque” realizada el 2 de julio del año 2008, la cual fue una maniobra sin precedentes en el país, no sólo por el éxito obtenido sino por el profesionalismo demostrado por las cabezas detrás de dicha operación. Es increíble que ningún ciudadano recuerde la valentía, coraje e inteligencia de nuestro glorioso ejército nacional.

Aunque muchos hoy en día se empeñan en criticar y en tratar de quitarle el mérito que tienen los realizadores de esta obra, para nadie es un secreto que es más de lo que otros gobiernos han hecho. Basta con dar una mirada a los titulares de los noticieros para darse cuenta que estamos en decadencia, que la seguridad se ha vuelto un sueño del pasado que difícilmente regresará si dejamos las cosas como están. Es que en gobiernos anteriores sí se daba mano dura, no como esos amangualados de hoy en día que creen que con unos tinticos en La Habana se va a solucionar el problema.

Hay que actuar y hay que hacerlo ya. Y no hago referencia a generar disturbios ni atacar el bien público como muchos revoltosos clandestinos creen. Atacar a la autoridad no es el camino y menos haciendo uso de la violencia sino que debemos retomar los valores nacionales, aprender de éxitos pasados y tener pantalones para afrontar lo que se viene en este país sin memoria que olvida a quien debe agradecerle. Menos mal algunos canales totalmente independientes, por medio de votaciones totalmente democráticas, han exaltado a grandes personajes que han contribuido tanto a la nación.

Este país joven ha sufrido como ningún otro debido a esta falta de memoria. Las buenas costumbres tradicionales se han enviado al olvido solo porque son “viejas y anticuadas”. Se ha convertido en una moda estos caprichos que padecen los jóvenes solo por ir en contra de todo lo bueno. Los valores y costumbres no deben olvidarse pues es por esto que la sociedad en Colombia sigue retrocediendo.

“Retrógradas” es la palabra favorita de estas personas que juegan a hacer revolución y a criticar sin sentido todo lo que hay. Pues ellos no saben que el país todavía tiene un norte hacia donde marcha firme y seguro. Solo falta que el gobierno actual no lo siga torciendo.

Queda entonces en las manos de los jóvenes poder llevar a la sociedad por el camino correcto, mirar hacia atrás con otros ojos y pensar en qué se puede retomar del pasado y qué se debe cambiar en esta sociedad dañada. En este momento se está usando la “revolución” como disfraz para encubrir una serie de actos corruptos y fraudulentos que solo aumentan la desgracia en nuestro querido país.

Las cosas buenas que tenemos hoy en día y de las que estamos tan orgullosos, esas cosas que contamos con alegría cuando hablamos de Colombia, deben recordar que todo esto se debe por las glorias pasadas.