Críticas a la situación del sistema de salud, donde los intermediarios (EPS) parecen tener todas las de ganar, mientras las IPS operadoras van rumbo al desbarrancadero.

Por William Restrepo