LEO TOROLa motocicleta sirve en muchas familias para disminuir gastos de transporte de toda la familia, y en el caso de familias con dos hombres trabajando la medida resultaba arbitraria pues su inversión en la motocicleta no resultaba eficaz para la frágil economía de una familia pereirana.

Por: Leandro Toro Valencia

El 27 de junio de 2008 la Alcaldía de Pereira fijó el decreto 480 del mismo año “por medio del cual se adoptan medidas para la  conservación del orden público en el municipio y se prohíbe la circulación de motociclos, motocicletas y mototriciclos con parrillero hombre mayor de 14 años”. La medida buscaba en su momento disminuir los delitos que se cometían en este tipo de transporte público como fleteos o asesinatos por sicariato.

Desde su momento de implementación la medida fue polémica. Los argumentos a los que acudía la administración eran muy válidos, pero los argumentos que la comunidad y la opinión pública exponían eran igual de contundentes. ¿Acaso una mujer no puede cometer estos delitos que se le imputaban a los hombres mayores de 14 años? La medida fue tomada como machista por algunos sectores de la sociedad pereirana. La motocicleta sirve en muchas familias para disminuir gastos de transporte de toda la familia, y en el caso de familias con dos hombres trabajando la medida resultaba arbitraria pues su inversión en la motocicleta no resultaba eficaz para la frágil economía de un hogar pereirano. Y para acabar de completar, cada vez más menores de 14 años son reclutados en bandas criminales, pandillas o sectores al margen de la ley para cometer delitos.

El pasado 14 de febrero del 2013 el Tribunal de lo contencioso administrativo de Risaralda declara nulo el decreto 480 de 2008 de la Alcaldía de Pereira y por ende tumba la prohibición de la circulación del hombre parrillero en la ciudad. Es una decisión que aplaudimos muchos que veíamos la medida ridícula si se tiene en cuenta que cada vez más menores de 14 años son reclutados por bandas criminales y pandillas para cometer crímenes, además que somos conscientes que el contexto pereirano de 2008 es diferente al del 2013 y hoy el número de motocicletas ha aumentado debido a los altos costos del transporte público que una familia no puede costear.

Ahora los hombres podrán transportarse sin restricciones en las motocicletas. Eso sin duda es lo que menos preocupa a un sicario o una sicaria, si está decidido a quebrantar una de las leyes supremas de convivencia de cualquier sociedad como lo es el no matar, ¿qué más da no dejarse pillar como parrillero en una motocicleta en caso que la medida continúe?