La visita del superintendente de Salud a Risaralda se limitó a la solución de casos particulares, importantes, pero no representativos del todo. Se evaden asuntos de fondo como las deudas de las EPS con los hospitales y  la corrupción del sistema.

Por William Restrepo