¿Por qué el Nescafé que se compra en Estados Unidos tiene mejor presentación y sabe mejor? ¿Por qué en Colombia los bananos son más bien murrapos, cuando los de exportaciones son claro exponente de la costa? ¿Por qué las mejores joyas van para el exterior?

Por: Miguel Ángel López

Pareciera que la dinámica económica del siglo es abrir el mercado y vender  por doquier. Es, en otras palabras, el TLC o Tratado de Libre Comercio. Un TLC es básicamente un acuerdo entre dos países para dinamizar su economía especialmente en pro de buscar qué es lo que el uno necesita y el otro le puede dar. Por ejemplo, Colombia le exporta chatarra a Corea, y Corea vehículos. O también Colombia le exporta rosas y textiles a Estados Unidos, y ellos nos mandan… ¿Oreo brownies?

Entonces ahora Colombia, junto a muchos países, están en la moda de exportar, importar y tener la mejor reputación. De hecho es muy parecido a Facebook, cada quien sube fotos y tiene muchos me gusta, o en Twitter, o Instagram; o la modalidad de todas las redes sociales, a partir de lo que se puede ofrecer se buscar moldear la mejor imagen posible para vender más.

Pero en casa de herrero, cuchara de palo. De tanto buscar qué exportar, nos olvidamos de los mismos colombianos. ¿Por qué? ¿Por qué el Nescafé que se compra en Estados Unidos tiene mejor presentación y sabe mejor? ¿Por qué en Colombia los bananos son más bien murrapos, cuando los de exportaciones son claro exponente de la costa? ¿Por qué las mejores joyas van para el exterior?

Está claro que la imagen de Colombia  es importante, y ganar dinero mucho más. ¿Pero qué hay del comercio interno? Luego se sorprenden que los colombianos prefieran comprar todos los productos importados, porque eso sí, si de algo ha servido el TLC con un país como Estados Unidos es para atiborrar los supermercados (que de hecho, ¿cuántos son colombianos?) de productos bien presentados y levemente más costosos.

Entonces sí, Corea, Estados Unidos, Honduras, Guatemala, Salvador, Panamá, Canadá y la Unión Europea; todas naciones que han firmado, están en proceso o han propuesto un TLC con el País. Para todos Colombia tiene algo qué ofrecer, pero deja la oferta mediocre a los mismos colombianos.