Miguel angel lopezColombia no necesita un año más de colegio, necesita un cambio en el sistema educativo y de algún lado se debe empezar, de cualquier aula se puede iniciar.

Por: Miguel Angel López

Son los estudiantes los que ruegan por cinco minuticos más al madrugar para el colegio, ¿quién es entonces el que pide un año más? ¿Por qué? Entre los argumentos a favor está el que afirma que un año más en el colegio promete disminuir la deserción de las universidades, ya que muchos estudiantes se están graduando de 15 y 16 años y a esta edad les es difícil escoger la carrera que quieren.

La propuesta del secretario de Educación, Oscar Gustavo Sánchez, no es alargar el bachillerato, sino proponer un año adicional para quienes no están seguros, pero igual recibirían su diploma en once. En otras palabras, haga el preicfes que nadie hace, ni siquiera los que lo pagan, en el mismo colegio donde acaba de pasar seis, ocho o quince años de su vida.

Lo que la educación secundaria necesita no es un año más, ni muchos menos, necesita un cambio en el sistema. La escuela secundaria en el país funciona como una extensión de la primaria, inclusive en los temas. La misma célula abarca los temas en biología desde tercero hasta once, el mismo verbo to be y la misma segunda guerra mundial se estudia una y otra vez.

Si ha de haber un cambio, sobre todo en busca de disminuir la deserción en las universidades,  los que los colegios deben implementar en un sistema de electivas. Lo más cercano en el país es lo que hace el Liceo Francés Louis Pasteur de la ciudad de Bogotá, donde a partir de décimo dividen la promoción en tres grupos que los alumnos puedes escoger libremente: científico, económico y literario.

Con este sistema buscan que los estudiantes reciban las materias en diferentes intensidades respecto a sus intereses. Los científicos ven mucha biología y matemática, mientras que en el literario ven más filosofía.

Tal vez, los colegios deberían creer en el criterio de los estudiantes para escoger qué quieren ver ellos en su tiempo en las aulas. Por supuesto que debe haber un núcleo clave con matemática, las ciencias naturales, español y algunas ciencias sociales.

Pero muchas cosas podrían estar en manos de los estudiantes y así ellos pueden tantear los terrenos que les llaman la atención. Probar si son buenos, si lo disfrutan, si los motivan. Por un lado ofrecer una gama de artes, no limitarse a pintura y música. Tal vez ofrecer mecánica, agricultura, carpintería, diseño, etcétera.

Además, los estudiantes deberían tener la oportunidad de tomar cursos avanzados en matemáticas, para aquellos que tienen la habilidad o el interés, ampliar desde el colegio su conocimiento en campos que pueden ser primordiales en el momento de entrar a una universidad.

Colombia no necesita un año más de colegio, necesita un cambio en el sistema educativo y de algún lado se debe empezar, de cualquier aula se puede iniciar.