ANGELA MORALESA una intriga sostenida de una trama llena de equívocos, se agrega una galería de inolvidables personajes y así, Melodrama logra reunir cualidades de intriga y suspenso propias del melodrama clásico con una visión contemporánea de la sociedad actual

Por: Ángela Morales Chica

Para mí, uno de los mejores escritores colombianos en la actualidad es Jorge Franco, no solo por todas las características que impregna a sus obras, sino también por saber involucrar al lector de manera tal que se vea identificado con la historia, por más alejada que pueda estar de su realidad y por más loca que parezca.

Precisamente, Melodrama es un libro publicado en el 2007 que se consagra como un documento que sabe revelar la actualidad colombiana sin necesidad de ser directo o de contar explícitamente cómo se viven el terrorismo, el narcotráfico y la guerra en las diferentes ciudades del país, pero en su caso específico, en el departamento de Antioquia.

Durante sus más de 300 páginas, la degradación y la codicia, el sexo y las pequeñas ambiciones de las personas se abren espacio en un mundo lleno de ironías y de contrastes. En Paris, la ciudad de las más bellas historias, llenas de romance y fantasía, Perla, Vidal, Milord y otros personajes se encuentran para envolver al lector en una historia llena de melodramas, como su título lo dice, pero al mismo tiempo, llena de vida.

Melodrama cuenta, en una brillante trama de secretos, suspenso y problemas calculados, lo inteligente que es Vidal, un ambicioso y guapo joven colombiano trasladado a París, donde sale adelante sacando partido a su belleza, y detalla también la imagen de tres generaciones de personas que influyeron en lo que el protagonista llegó a ser.

Son muchas las trabas que tiene que sobrepasar Vidal para llegar hasta donde lo hace y luego de verse donde quería estar, tendrá que sortear una de las más grandes pruebas que le depara la vida y que él espera le signifique una segunda oportunidad.

Además de contar las historias de sus diversos personajes, Melodrama hace también una crítica a políticos, personajes de la iglesia y mafiosos varios de la “Narcorrepública” en la que se llegó a convertir Colombia y, en un plano universal, hace un análisis del destino y del mal, transfigurado en un ‘monstruo’ que adopta muchas formas y se mueve a sus anchas por el planeta.

A una intriga sostenida de una trama llena de equívocos, se agrega una galería de inolvidables personajes y así Melodrama logra reunir cualidades de intriga y suspenso propias del melodrama clásico con una visión contemporánea de la sociedad actual y, a través de su impecable narrativa, Franco cautiva al lector para que sienta la necesidad de terminar el libro tan rápido como pueda y así saber el final de la historia.