El Magdalena, un río en peligro de extinción

 

banner

Desde el Páramo de Papas, hasta Bocas de Ceniza, el río Magdalena es aprovechado económicamente de diversas maneras, se estima que para el 2025, 115 municipios sufrirán por la escasez de agua debido al deterioro de la mayor fuente de vida de Colombia.

 

Por: Laura Cardona Osorio y Luis Felipe Franco Bedoya

Fotografías: Luis Felipe Franco Bedoya

Infografía: Laura Cardona Osorio

“Tengo 59 años, llevo 50 pescando, dependo de la pesca, el dragado del río Magdalena nos afectará porque van a montar peajes, nos van a dañar los puntos de pesca, van a cobrar impuestos al pescador. Este año no hubo subienda”, relata Pablo Portela, pescador doradense.

pescador
Pablo Portela hablando sobre su preocupación frente al proyecto de navegabilidad.

Desde su nacimiento en forma de laguna sobre el Páramo de Papas (ubicado entre los límites de los departamentos del Huila y Cauca), donde surge frágil e inestable, hasta su desembocadura en el Mar Caribe (Barranquilla), en un punto donde la naturaleza forma un gran paisaje fluvial llamado Bocas de Ceniza, el río Magdalena cuenta con diferentes embalses artificiales e hidroeléctricas, 21 proyectos en total. Además, por él circulan 290 especies de peces y su cuenca atraviesa 18 departamentos de Colombia. Sobre esta, que es la principal fuente de agua del país, el consorcio Navelena empezará en julio de 2015 obras de dragado y encauzamiento para recuperar su navegabilidad.

Falta de información

Puerto Salgar (Cundinamarca) se convertirá en el punto de llegada de la mercancía que viene de Barranquilla (Atlántico), de allí saldrá a distintos destinos del país, por lo que se estima que este se convertirá en el mayor puerto multimodal en el centro del país. “A ellos (Navelena) no les interesa sacar el material (dragado), les interesa es sacar el oro que hay en el río. Nos van a quitar las islas, donde sembramos plátano, yuca, de lo que vivimos”, afirma Pablo Emilio Zuluaga, líder pescador salgareño.

Voz de Pablo Portela, habitante ribereño.

El consorcio ha realizado una sola visita para informar generalidades sobre el proyecto, en la cual no se incluyó a todos los pescadores. “Como tal dragado no van a hacer, ellos diseñaron unas barcazas, las cuales necesitan dos metros más de profundidad en el río para que puedan navegar por él. Nosotros no tenemos más conocimiento, nos dicen que no va a haber afectaciones, nosotros tenemos que creer”, dijo Ricardo Andrés Flórez, funcionario de la oficina de planeación de Puerto Salgar.

 

Recuperación de la navegabilidad

“Las vías terrestres en Colombia, han sido una tragedia y en materia de competitividad el país está en el puesto 161 a nivel mundial. Traer un contenedor por mar desde China a Buenaventura o Barranquilla vale 500 dólares, mientras que llevarlo de ahí a Bogotá por tierra vale 2000 dólares”, señala César Garay, director del Centro de Investigaciones del río Magdalena.

El plan, consiste en que el río vuelva a ser navegable las 24 horas del día los 365 días del año, entre Barranquilla y Puerto Salgar. El acta fue firmada finalizando el año 2014, la licitación la ganó el consorcio Navelena, formado por Odebrecht, empresa brasileña,con un 87% y Valorcón, compañía colombiana, con el otro 13%. Se mantendrán navegables 908 kilómetros de vía fluvial y las embarcaciones tendrán capacidad de carga hasta de 7.200 toneladas, con un costo total de 2,5 billones de pesos.

 

infografia3

El plan abarca unos tramos por tierra y otros por el río. A pesar de la insistencia vía correo electrónico, Facebook y página web, Odebrecht no dio declaraciones para puntualizar otros datos acerca del proyecto. Sin embargo, previo a la firma del contrato de la concesión, Eleuberto Martorelli, presidente de Odebrecht, puntualizó al periódico El Heraldo que este proyecto transformará al río Magdalena en la más importante vía fluvial del país y traerá beneficios económicos y sociales a la región.

 

Obras de intervención

Por la variación y lo dinámico del río, se necesitan obras para mantener la estabilidad y profundidad que garanticen una navegabilidad segura. Esa primera fase se llevará a cabo entre Puerto Salgar y Barrancabermeja (Santander), entre esos dos puntos, Cormagdalena (corporación del estado) encargada de la recuperación de la navegación y la actividad portuaria en el Magdalena, identificó 156 lugares donde se deben hacer obras de encauzamiento (fijar el río en la parte deseada). Además, en Barrancabermeja se ha construido un centro de control fluvial que tendrá atención en tiempo real de las embarcaciones, las cuales están obligadas a tener GPS, formando así un sistema de navegación satelital.

 

¿Una oportunidad para el país?

Según datos de elespectador.com, en las últimas tres décadas, la captura de pesca bajó de 80.000 toneladas por año a solo 8.000, lo que hace que esta actividad ya no sea rentable. “El negocio de la navegabilidad no tiene un beneficio directo, el único sería el señor que tiene el negocio de los barcos porque le va a llegar más carga”, comenta Garay.

puerto

Se transportará carbón, hidrocarburos y algunos alimentos como el café y maíz. “El tema del dragado es una estafa para el país y toda la gente que del río depende”, expresó con seguridad y desilusión Dionisio Godoy, líder pescador de La Dorada (Caldas).

 

Lo ambiental

“El problema no es de la navegabilidad, el problema es la contaminación, los cascos urbanos, la ganadería, la sequía en las ciénagas”, dice Garay. Según datos de Probarranquilla.org, portal web que promueve la inversión en el Atlántico, transportar igual volumen de carga en vagones genera 30% más de dióxido de carbono y 1000% más de contaminación en camiones.

“El proyecto como está planteado es un proyecto de crecimiento económico, no de desarrollo humano’’, declaró Jorge Tovar, párroco de La Dorada. Pescadores como Orlando Devia pasan más de ocho días sin atrapar un pez, situación que los llena de incertidumbre y temor a futuro.

“A ciencia cierta no se sabe el impacto que pueda generar este proyecto en el ecosistema, dicen algunos expertos que al bajar el nivel del río, podría generarse secamiento de ciénagas”, expresó Mauricio Guarín, profesional universitario de la AUNAP (Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca).

pescado

Comentarios como: “el río se lo entregaron a los chinos”, “los chinos no nos van a dejar pescar”, se escuchan a menudo entre los pobladores. “Hay casi 700 estudios realizados alrededor del tema de aprovechamiento del río, uno de ellos es el de Hydrochina, esa empresa dijo que el río había que aprovecharlo de La Dorada para abajo en navegabilidad y para arriba con 17 hidroeléctricas. Pero solo es un estudio”, asegura el párroco Tovar.

Párroco Jorge Tovar

Los pescadores coinciden en que la represa de “El Quimbo” es otro punto crítico. Los paros, bloqueos, tutelas, invasiones y manifestaciones masivas por redes sociales han mostrado un total rechazo hacia el proyecto, difundiendo la protesta a través de la web www.salvalaselva.org en cinco idiomas diferentes.

Según dice César Garay, si algo en el río cambia, la vida de los que viven alrededor también, desde el pescador, pasando por el vendedor de pescado, el lanchero, hasta el dueño del hotel, el señor de la tienda, se verán impactados. El tiempo será el encargado de dictar el destino del río Magdalena y todos los que dependen de él, aunque vale la pena reflexionar si esta es realmente una oportunidad para el país.

Programa Radio Expresión: “El Magdalena, un río en peligro de extinción”