Mucho ruido en las redes sociales ha producido el anuncio del fin del conflicto con las Farc. Mientras por algunos lados sobra el optimismo, sectores muy conocidos de la política y la opinión difunden rumores que no son completamente ciertos, y que con tanto ruido pasan como verdades. TRAS LA COLA DE LA RATA tomó algunos de estos rumores para contrastarlos con el documento final de los Acuerdos de Paz.

 gurisati

Especial

No es cierto que sean las FARC quienes vayan a determinar de ahora en adelante los lineamientos políticos, económicos y sociales de la nación de cara al futuro, como sugiere Claudia Gurisatti en su cuenta de Twitter. Solo tiene razón en el sentido que finalizar el conflicto armado supone un cambio radical en los destinos del país. En cuanto a lo consignado en el Acuerdo final para la terminación del conflicto, el punto de tierras y desarrollo rural comprende un proceso de regularización de títulos y actualización catastral (como cualquier país moderno) y la aplicación la ley de reservas campesinas, que ya existía desde el gobierno de Ernesto Samper. Por lo tanto, no es cierto que el acuerdo contemple la eliminación de la propiedad privada.

En cuanto al fondo de tierras que serán repartidas a los campesinos, el Acuerdo dispone que estas serán aquellas que hayan sido objeto de extinción de dominio (como las de los narcotraficantes), así como baldíos de la nación.

oiz

No es cierto, como afirmó Oscar Iván Zuluaga en Twitter y en radio, que el acuerdo sustituya a la Constitución, porque en esencia ninguna ley puede estar por encima de la Carta Magna. Lo que pasa es que al convertir lo pactado en La Habana en un acuerdo especial regido por normas internacionales, y adicionalmente votado a través de un plebiscito que consulta al constituyente primario que es el pueblo. Se incluyen los Acuerdos dentro del denominado Bloque de Constitucionalidad, que son una serie de leyes, pactos y tratados que no pueden ser desconocidos por ninguna autoridad menor arguyendo contradicciones jurídicas con decretos o leyes posteriores. En ese sentido, los Acuerdos no sustituyen la Constitución Nacional, pero sí la complementan y será tarea de las Altas Cortés dirimir posibles contradicciones al momento de su aplicación.

jcpastrana

Ciertas figuras de renombre han aprovechado la preocupación de los colombianos de que se haga política con armas para desinformar a la población. Este es el caso de Juan Carlos Pastrana, hermano del expresidente Andrés Pastrana, que asegura que las FARC asistirán armadas al plebiscito. En primer lugar, las FARC no “asistirán” al plebiscito pues desde los últimos días han iniciado una movilización nacional a los diferentes puntos de concentración que serán supervisados por la ONU, donde el grueso de la tropa guerrillera espera finiquitar el proceso de desmovilización y desarme. Si a esto agregamos que desde el lunes 29 de agosto ambas partes decretaron un cese al fuego bilateral y definitivo, es absurdo pensar que la guerrilla rompa el cese con acciones violentas para presionar uno u otro resultado en las votaciones, algo que además sería sumamente contraproducente para ellos, puesto que inclinaría a la opinión pública a votar en contra del proceso de paz.

crhbv2xwgaavbtc

Por otra parte, Everth Bustamante, congresista del Centro Democrático, difundió en redes una foto suya con un letrero diciendo “no quiero guerrilleros en el Congreso”. Lo paradójico es que el primero que tendría que renunciar a la curul sería él mismo, pues aunque ahora sea un uribista convencido todo el mundo sabe que hace tres décadas perteneció al grupo guerrillero M-19, del que se desmovilizó y gracias a eso hoy puede hacer política, que es en últimas a lo que aspiran los miembros de las FARC. Sin embargo, el tema de las curules que recibirán los miembros de la guerrilla ha dado para rumores y falsos datos que alarman a la opinión pública, vendiendo la idea tantas veces repetida de que Santos le está entregando el país a la guerrilla.

El acuerdo establece un mínimo de 5 curules, tanto en Cámara como en Senado, para garantizar la participación política de los desmovilizados. Este número de curules incluye las que va a obtener por votación el nuevo partido político en que se convertirán las FARC, por lo que es de suponer que el Estado realmente no está regalando ningún escaño del Congreso que los guerrilleros desmovilizados no puedan conseguir por sí mismos si hacen una buena campaña electoral en sus zonas de influencia.

En cuanto a las 16 curules de la Cámara que se crearían a partir de las circunscripciones especiales de paz, vale la pena recordar que no serán asignadas a dedo para los guerrilleros, sino que funcionarán como lo hacen las demás circunscripciones especiales (indígenas o afros): la población de las zonas más afectadas por el conflicto es la que votará a unos candidatos de sus regiones, que no necesariamente van a ser simpatizantes de la guerrilla.

cartago-noticias

El portal de internet Cartago Noticias difundió en Facebook una supuesta lista de puntos contenidos en el acuerdo final donde se afirma, entre otras cosas, que se crearía un Cuerpo Élite para castigar a quienes no opinen como las FARC, que el 5 por ciento anual del presupuesto será entregado a la guerrilla y que la guerrilla no entregará las armas.

La cifra del presupuesto está sacada de contexto, pues se trata de la asignación de presupuesto que reciben todos los partidos políticos legalmente constituidos, y no del 5 por ciento del presupuesto de la nación, lo que sería un exabrupto. Por otra parte, el Cuerpo Élite no será contra las personas que opinen diferente al proceso sino contra aquellas que violando la ley colombiana cometan actos de violencia, intimidación y constricción hacia el nuevo partido político que surja de la desmovilización de los guerrilleros, evitando que suceda la experiencia de la Unión Patriótica en donde miles de personas fueron asesinadas o perseguidas por el simple hecho de pertenecer a un movimiento político. Adicionalmente, esto refuerza la idea de que las FARC abandonarán por completo las armas y delegarán su seguridad y la de sus simpatizantes en las fuerzas del Estado, al contrario de lo que difunden falsamente ciertas personas.

Finalmente, el acuerdo es claro que se hará un inventario y registro total de las armas entregadas por las FARC, que serán almacenadas en contenedores y supervisadas por las Naciones Unidas, tal y como establece el acuerdo en la página 59: “la ONU recibe la totalidad del armamento de las FARC-EP para destinarlo a la construcción de 3 monumentos, acordados entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP.”