CÁPSULAS PARA EL INSOMNIO

Está semana la columna de Gustavo Colorado está condensada en la finura de sus aforismos.

 

Escribe / Gustavo Colorado Grisales – Ilustra / Stella Maris

 

 

I

Servil con el poderoso y despiadado con el débil. De esa materia está hecha el alma del canalla.

 

II

Dicen que quien ama a los animales se ama también a sí mismo: curiosa manera de restablecer el equilibrio.

 

III

Exorcistas, siquiatras, píldoras para dormir : cualquier cosa que sirva para conjurar por un momento las asechanzas de nuestros demonios.

 

 

IV

En toda guerra hay cronistas y estadígrafos. Los dos tienen su particular manera de contar.

 

V

Sexo con amor, sexo sin amor: sólo a los moralistas les interesa la diferencia.

 

VI

Cuando la lengua de la vida pierde su potencia, surge el diccionario de la corrección política.

 

VII

¡Tantos periodistas taimados hablando de su compromiso con la verdad!

 

VIII

Durante el día la demasiada luz no deja ver. Llegada la noche, la lucidez no deja dormir.

 

IX

Raro que no existan terapeutas para enseñar a ser infeliz.

 

X

Los obsesionados con el orgasmo a menudo son impotentes.

 

XI

La industria del entretenimiento: el precio que la gente paga por escapar de si misma.

 

XII

Esas casas donde los libros son otro adorno en la sala, como difuntos en cementerios de lujo.

 

XIII

Envejecer, disolverse en el silencio: nuestra recompensa por tanta vana agitación.

 

XIV

Frente al parloteo hueco de las academias, las palabras de la calle afiladas como puñales.

 

XV

En su infinita misericordia Dios cuida de sus hijos ateos.

 

XVI

El criminal siempre será más sincero que el político.

 

XVII

Horadar las cavernas del insomnio y a las tres de la madrugada descubrir el mineral liviano, puro y liso: la poesía.

 

 

PDT. les comparto enlace a la banda sonora de esta entrada: