CAMILO PELAEZPara las personas que no le dan trascendencia a la composición, y sólo canturrean las letras, deben tener en cuenta que hay dos tipos de compositores; el compositor, y el compositor de canciones.  

Por: Camilo Peláez 

Es común que muchas personas cuando escuchan alguna canción no se ponen en la tarea de saber  quién fue el que la compuso, o si el mismo que la compone es el mismo que la interpreta. Seguramente no le dan un papel tan trascendente a la letra que cantan y a la música que la acompaña. 

Para las personas que no le dan trascendencia a la composición, y sólo canturrean las letras, deben tener en cuenta que hay dos tipos de compositores; el compositor y el compositor de canciones. El compositor es el que sabe escribir composiciones musicales según las reglas del arte, donde básicamente organiza una serie de sonidos solos o agrupados en forma de acordes teniendo en cuenta los parámetros de la teoría. Ése es el compositor de música culta, la cual está compuesta por un pentagrama y responde a un mero sonido instrumental.

El compositor de canciones es el autor de piezas cantadas. Éste se encarga de la armonía, la melodía y el ritmo. Éste compositor corresponde a la música popular, como dice el musicólogo Philip Tagg: “la música popular, a diferencia de la música culta, es concebida para ser distribuida de forma masiva, y frecuentemente a grupos grandes y socio-culturalmente heterogéneos. Es distribuida y almacenada de forma no escrita. Sólo es posible en una economía monetaria industrial donde convierte en una mercancía y, en sociedades capitalistas, sujetas a las leyes del libre mercado, según la cual idealmente debe vender lo más posible, de lo menos posible, al mayor precio posible”.

Arsenio Rodríguez Imagen tomada de: http://www.americansabor.org/sites/default/files/imagecache/gallery_image_detail_medium/images/arsenio_rodriguez_0.jpg

Arsenio Rodríguez
Imagen tomada de: http://www.americansabor.org

Habiendo esbozado un poco con respecto a lo que es la composición, daremos paso a la interpretación. El intérprete también corresponde a dos ramas: el músico y el cantautor. El músico es aquel que compone una pieza (haciendo parte de la música culta) y la interpreta él mismo. Aunque también es común ver cómo muchos interpretan las piezas de otro, ejemplo: Glenn Gould, músico canadiense, el cual fue un gran intérprete de Bach. El cantautor es del campo de la música popular, ya que él crea y canta sus propias canciones, un ejemplo: Miguel Matamoros, músico cubano, líder del Trío Matamoros.

Entre el compositor y el intérprete (en la música popular latinoamericana, que es el campo que abordaré) hay una necesidad mutua. Muchas de las canciones que canturrean los borrachos en los bares fueron compuestas por personas totalmente ajenas a quien las interpreta, como en otros casos, ambos eran muy unidos. 

Imagen tomada de: http://expresiones.expreso.ec/media/ediciones//20121129/musica/28112012_045542.jpg

Agustín Lara. Imagen tomada de: http://expresiones.expreso.ec

Estados Unidos, 1949. El compositor cubano Arsenio Rodríguez, luego de recibir la noticia de que su ceguera no se podría curar, compone La vida es un sueño, la cual es reconocida acá en Colombia por la interpretación del cantante Charlie Figueroa (La vida es un sueño). Pero no es la única interpretación que le hacen a ésta canción, ya que Los Provincianos hicieron una de sus mejores versiones. (La vida es un sueño). En este caso oímos la importancia de una buena letra con el complemento de una buena interpretación.

México, mediados del siglo XX. El cantautor Agustín Lara escribe Piensa en mí. Fruto, quizás, de algún desamor, y escrita con la cursilería digna de Lara. Siendo él intérprete de sus propias canciones, muchas de ellas fueron divulgadas no precisamente por él. El caso de Piensa en mí ha tenido muchas versiones, pero a título personal, una de las mejores interpretaciones es la de Chavela Vargas (Piensa en mí). Otra canción de Lara (cabe aclarar que Agustín Lara interpretó todas sus canciones), que no fue muy conocida por él es Naufragio, ya que el dúo puertoriqueño Peréz Rodríguez se llevó la mejor interpretación de Naufragio (Naufragio). El caso de Lara es muy peculiar, ya que son pocas las interpretaciones de él que son buenas; y no sólo lo digo desde mi perspectiva auditiva, sino que he concordado con un buen número de personas. Uno de los casos de su buena interpretación es Noche de ronda.

Gardel y Discepolo  Tomada de: http://1.bp.blogspot.com/-p-m_BdGR3OA/T-ic-AxigsI/AAAAAAAAAJQ/OvdfdTekjO0/s400/Gardel+y+Discepolo.jpg

Gardel y Discépolo
Tomada de: http://1.bp.blogspot.com

Ahora bien, ¿qué se necesita para que una interpretación sea de buena calidad? Es algo relativo, porque algunas interpretaciones que a mí me parezcan de una calidad precaria, a algunos les parecerá de excelente calidad. Y es normal. Pero si en algo debemos concordar, es en que algo clave para que una interpretación sea de buena calidad (independiente de la persona): es que el intérprete debe saber transmitir el sentimiento del compositor. Se debe apropiar de la experiencia o de la anécdota del que compone la letra. En cierta forma, debe ser un cleptómano de sentimientos.

Uno de los casos en que el intérprete está completamente ligado con el compositor es el binomio Enrique Santos Discépolo y Carlos Gardel. Hay numerosas canciones que lo demuestran, ChorraMalevaje, entre otras. Y no sólo está el caso de Discépolo-Gardel, sino también de Homero Manzi y Edmundo Rivero, que aún sin conocerse, Edmundo interpreta las letras del poeta con la capacidad de haber sentido él mismo las letras. Caso para mostrar es Milonga triste.

Tomada de: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/e/ef/TrioMat72.jpg/250px-TrioMat72.jpg

Trío Matamoros. Tomada de: http://upload.wikimedia.org

Así como hay casos en los que el compositor y el intérprete están muy unidos, también hay casos en que el cantautor no necesita de otros para que sus canciones sean conocidas. Miguel Matamoros (1894 – 1971) Líder del Trío Matamoros, compuso canciones en las cuales su interpretación fue impecable como En el ingenioSon de la lomaLágrimas negras.

Entre compositores e intérpretes se podría hacer una antología clasificada, pero el meollo del asunto es la necesidad mutua que existe entre ellos. Porque algunos compositores necesitan de los intérpretes para que sus canciones sean conocidas, y muchos intérpretes necesitan de los compositores para dar a conocer su voz.