En la vereda Santa Emilia de Belén de Umbría las historias del mundo rural están siendo capturadas por la mirada de los estudiantes de posprimaria y expuestas a través de un blog. Los jóvenes van en búsqueda de la esencia de la vida campesina para presentarla al mundo y recordarle que en el campo hay historias que pueden ser contadas, retratadas y dibujadas.

Un niño con baja visión camina por los caminos empantanados de las montañas de Belén de Umbría. Ama dibujar, las clases se le van rápido cuando puede tomar una hoja y retratar a un super-héroe o al personaje de algún videojuego. La visión de este niño es limitada, pero la imaginación lo desborda. De esto son prueba los muchos papeles con dibujos que hay al final de las clases; algunos completos, otros a medio hacer. Los niños, los dibujos y los campesinos que viven en la vereda encarnan esa ruralidad.

Por este motivo, los estudiantes de la posprimaria de Santa Emilia han creado un medio de comunicación rural: De la vereda a tu mundo, con el objetivo de visibilizar las historias que caminan por entre los cafetales. La tarea, entonces, radica en emprender la búsqueda de ese mundo campesino que está plagado de historias: el campo ha sido cubierto por un velo que impide a los habitantes de las ciudades ver lo que pasa allí. Estos niños empiezan a quitar ese velo a través de perfiles, fotografías y dibujos que publican en su blog.

La adolescencia es apasionada. Esto lo saben la diseñadora, la reportera gráfica y el profesor de la escuela que guían el proyecto, de manera que cada uno le entrega las herramientas necesarias para que estos niños reinterpreten la realidad de su vereda; así, a partir de unos talleres guía los estudiantes ampliaron su visión sobre la realidad del campo: aprendieron a mirar, a escuchar y a dibujar la vida que se da alrededor de los cafetales. La primera tarea para iniciar el camino de contar historias fue la de escucharse y conocerse entre ellos mismos, construir perfiles de sus compañeros de clase. Después, fue necesario agudizar la mirada, tomar, de manera consciente, cada imagen que iba a representar esos paisajes, esas miradas y esas narraciones aún ocultas.

Entre taller y taller, una estudiante de la escuela asiste a estos con la ilusión de, en unos años, poder cumplir su sueño de ser fotógrafa. De camino a su casa toma el celular que le han regalado de cumpleaños y recuerda algunos de los apuntes que tomó durante la clase de fotografía.  Captura con su celular las nubes, las flores y los campesinos, todo queda detenido en el tiempo para esta niña.
Estas fotografías irán a parar al blog De la vereda a tu mundo, allí servirán para que otros puedan entender cómo se vive, se trabaja y pasa la vida en el campo.

En este blog ya se encuentra el primer especial, dedicado precisamente a esa vereda: Santa Emilia, compuesto con diferentes enfoques: el primero aborda la vida de un campesino y palabrero de las montañas, las fotografías y relatos de ese mundo campesino. En la segunda parte se recrea la historia de la vereda a partir de los dibujos hechos por chicos y chicas que viven esta pasión. Los jóvenes se lanzaron en la aventura de reconstruir su pasado: hablaron con padres y vecinos acerca de los primeros habitantes, bajaron al pueblo a buscar libros que describieran los indígenas que hubo en otra época; en suma, estudiar el pasado que definía su paisaje.

Sin saberlo, estos chicos rehacen el ejercicio histórico a través de este proyecto y cambian el paradigma de las clases.  Ahora, los estudiantes dan el primer paso al mirar la historia del lugar donde viven, la investigan, la cuestionan  y la traen a este tiempo. Hoy, para esos niños,  el pasado ya no es una figura extraña que habla de otros lugares y personas que no interesan.

La tercera parte del especial Santa Emilia la protagonizó la yerbatera de la vereda. En un texto construido por Érika Morales, pero con la entrevista de ella y todos sus compañeros,  se recrea la sabiduría femenina y la conexión con la naturaleza que encarnan ciertas mujeres. Escucharla, saber de sus experiencias y la importancia que ha tenido en un sector donde acceder a un médico o un medicamento se hace difícil en muchas ocasiones, replantea el rol femenino en el campo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estas miradas juveniles llegan a la web con el objetivo de abrir una grieta en el mundo virtual por donde se filtren las historias rurales. Un espacio donde se hagan evidentes los caminos difíciles por cruzar entre las montañas, la dura labor de labrar la tierra; la ardua tarea de acceder y poder terminar la escuela. 

La última clase del año fue un reto para el niño que ama dibujar: ha recibido clases de Braille para aprender a leer con sus manos y busca enseñarles a los demás compañeros las letras de este nuevo lenguaje.  La timidez del chico contrasta con el entusiasmo de sus compañeros por aprender a escribir en otra lengua sus nombres. Todos se lanzan en una fiesta de escribir y escuchar con los dedos, hacen puntos y círculos que representan sus nombres. Juan, como se llama este niño, verifica que lo hayan hecho bien y alguien dentro del salón toma fotografías que serán la prueba de que en una vereda de Belén de Umbría los jóvenes escuchan el pasado, interpretan el presente e intentan trascender el oficio de vivir. 

Redes:

TW: @delaveredaatm

IG: @delaveredaatumundo

Facebook: De la vereda a tu mundo

Sitio Web: delaveredaatumundo.blogspot.com

E-mail: medioruraldelaveredaatumundo@gmail.com