Wislawa Szymborska nace el 2 de julio de 1923 en Bnin (Kórnik), en las proximidades de la ciudad polaca de Poznan. En la década de los cuarenta empieza a publicar en el diario Dziennik Polski, y más tarde en Zycie Literackie. Doctora Honorífica de la Universidad Adam Mickiewicz (Poznan) en 1995, al año siguiente se produjo lo que la propia poeta califica de “terremoto en su vida”: la obtención de los premios Club PEN polaco y, sobre todo, del Nobel de Literatura.
Ha publicado, entre otros, los siguientes libros de poemas: Por eso vivimos (1952), Preguntas a mí misma (1954), Llamando al Yeti (1957), Sal (1962), Mil alegrías – un encanto – (1967), Si acaso (1975), El gran número (1976), Gente en el puente (1986), Fin y principio (1993), Instante (2002), Dos puntos (2004) y Aquí (2009).

 

apolodora.blogspot.com

apolodora.blogspot.com

 

Estatua griega
Con la ayuda de la gente y otros elementos
el tiempo ha hecho con ella un buen trabajo.
Primero eliminó la nariz, después los genitales.
Luego los dedos de las manos y los pies,
con el paso de los años los brazos, uno tras otro,
el muslo derecho y el muslo izquierdo,
los hombros, las caderas, la cabeza y las nalgas,
y lo ya caído lo ha hecho pedazos,
escombros, residuos, arena.
Cuando así muere alguien vivo,
brota mucha sangre tras cada golpe.
Las estatuas de mármol, sin embargo, mueren blancamente
y no siempre del todo.
De ésta que hablamos ha quedado el torso
y está como contenido en el esfuerzo de la respiración,
porque ahora debe
atraer
hacia sí
toda la gravedad y la gracia
del resto perdido.
Y eso lo consigue,
eso aún lo consigue,
sigue y deslumbra,
deslumbra y perdura.
El tiempo también merece una mención elogiosa,
porque ha hecho una pausa
y algo dejó para después.

Apunte

 

Vida: única manera

de cubrirse de hojas,

tomar aliento en la arena,

alzar el vuelo con alas;

 

ser perro

o acariciar su cálido pelaje;

 

distinguir el dolor

de todo lo que no lo es;

 

tener lugar en los hechos,

meterse en las vistas,

buscar el menor de los errores.

 

Excepcional ocasión

para recordar por un momento

sobre qué se habló

con la lámpara apagada;

 

y para una vez al menos

tropezar con una piedra,

mojarse con alguna lluvia,

perder la llave en la hierba;

 

y dirigir la mirada tras una chispa en el viento;

 

y sin cesar no saber

algo importante.

 

Equipaje de vuelta

 

Rincón de pequeñas tumbas en el cementerio.

Nosotros los de largas vidas, los evitamos a hurtadillas

como evitan los ricos los barrios de los pobres.

 

Aquí yacen Zosia, Jacek y Dominik

arrebatados prematuramente al sol, a la luna,

al movimiento de los astros, a las nubes.

 

Poca provisión hicieron en su equipaje de vuelta.

Jirones de imágenes

en número no excesivamente plural.

Un puñado de aire con una fugaz mariposa.

Una cucharada de amargo conocimiento con sabor a medicina.

 

Pequeñas desobediencias,

y de ellas alguna mortal.

La alegre persecución de una pelota por la carretera.

La felicidad de patinar por el frágil hielo.

 

Ése de ahí, y aquella de al lado, y aquéllos de la orilla:

antes de llegar a crecer hasta el picaporte,

a estropear el reloj,

a romper el primer cristal.

 

Margarita, cuatro años,

y de ésos, dos en cama y con la vista en el techo.

 

Rafa: para los cinco años le faltó un mes,

y a Susi las navidades

y la neblina del vaho que se eleva en el frío.

 

Qué decir de un día de vida,

de un minuto, un segundo,

¿oscuridad y el brillo de una bombilla y otra vez oscuridad?

 

KÓSMOS MAKRÓS

CHRÓNOS PARÁDOKSOS

Sólo la lengua griega tiene palabras para esto.

 

bejar.biz

bejar.biz

 

Platón o el porqué

 

Por oscuros motivos,

en desconocidas circunstancias

el Ser Ideal ha dejado de bastarse a sí mismo.

 

Podría haber durado y durado, sin fin,

hecho de la oscuridad, forjado de la claridad

en sus somnolientos jardines sobre el mundo.

 

¿Para qué diablos habrá empezado a buscar emociones

en la mala compañía de la materia?

 

¿Para qué necesita imitadores

torpes, gafes,

sin vistas a la eternidad?

 

¿Cojeante sabiduría

con una espina clavada en el talón?

¿Desgarrada armonía

por agitadas aguas?

¿Belleza

con desagradables intestinos en su interior

y Bondad

-para qué con sombra,

si antes no tenía-?

 

Ha tenido que haber algún motivo

por pequeño que aparentemente sea,

pero ni siquiera la Verdad Desnuda lo revelará

ocupada en controlar

el vestuario terrenal.

 

Y para colmo, esos horribles poetas, Platón,

virutas de las estatuas esparcidas por la brisa,

residuos del gran Silencio en las alturas…

 

 

Las nubes

 

Con la descripción de las nubes

debería darme mucha prisa,

en una milésima de segundo

dejan de ser ésas y empiezan a ser otras.

 

Es propio de ellas

no repetirse nunca

en formas, matices, posturas y orden.

 

Sin la carga de ningún recuerdo

se elevan sin problemas sobre los hechos.

 

¡De qué van a ser testigos!,

en un segundo se disipan en todas direcciones.

 

Comparada con las nubes

la vida parece tener los pies sobre la tierra,

se diría que es inmutable y prácticamente eterna.

 

Frente a las nubes

hasta una piedra parece un hermano

en el que se puede confiar

y las nubes, nada, primas lejanas y frívolas.

 

Que exista la gente si quiere,

y después que se muera uno tras otro,

poco les importa a las nubes

esas cosas

tan extrañas.

 

Sobre toda Tu vida

y también la mía, aún incompleta,

desfilan pomposas igual que desfilaban.

 

No tienen la obligación de morir con nosotros.

No necesitan ser vistas para poder pasar.

 

 

Instante

 

Camino por la ladera de una verdeante colina.

Hierba, florecillas en la hierba,

como si fuera un cuadro para niños.

Un neblinoso cielo ya azulea.

Una vista sobre otras colinas se extiende en silencio-

 

Como si aquí nada hubiera de cámbricos, silúricos,

ni rocas gruñéndose las unas a las otras,

ni abismos elevados,

ninguna noche en llamas

ni días en nubes de oscuridad.

 

Como si no pasaran por aquí llanuras

en febriles delirios,

en helados temblores.

 

Como si sólo en otros lugares se agitaran los mares

y desgarraran las orillas de los horizontes.

 

Son las nueve y media hora local.

Todo está en su sitio en ordenada armonía.

En el valle un pequeño arroyo cual pequeño arroyo.

Un sendero en forma de sendero desde siempre hasta siempre

 

Un bosque que aparenta un bosque por los siglos de los siglos, amén,

y en lo alto unos pájaros que vuelan en su papel de pájaros que vuelan.

 

Hasta donde alcanza la vista, aquí reina el instante.

Uno de esos terrenales instantes

a los que se pide que duren.