Era necesario formar un evento, y en este caso un festival, para uno de los departamentos con mayor cantidad de especies de aves, en el país más biodiverso del mundo. La importancia del Risaralda Bird Festival trasciende más allá de la ornitología y se despliega hacía el conocimiento de un departamento sumamente hermoso, verde y acogedor, ubicado en las montañas andinas y en donde viven alrededor de 850 especies de aves, toda una riqueza ornitológica, digna de apreciar y conservar.

Por Juan José Valencia*

Risaralda Bird Festival en la U.T.P. Foto de los organizadores.

Este Festival alrededor de las aves fue un regalo especial para la celebración de los 50 años de Risaralda, y en donde instituciones como la Universidad Tecnológica de Pereira, el Grupo Next, empresas locales y los entes políticos regionales participaron en su gestación. También, el Bird Festival constituyó un importante núcleo de saberes y experiencias para todos los que nos hemos acercado al mundo del avistamiento de aves o “pajareo”, actividad conocida mundialmente como “birding”.

El pasado 31 de enero, tomó vuelo este importante evento con su acto inaugural. Su sede fue la Universidad Tecnológica de Pereira, y el país invitado fue Aruba, una isla del Caribe que le ha apostado fuertemente a la conservación de las aves, y a otras actividades aliadas al “birding”, como el turismo. Su experiencia fue vital para el festival, y estuvieron presentes el Primer ministro de Aruba Mike Eman, el experto en turismo Gregory Petterson y un grupo de niños observadores de aves, que le brindaron al evento todo su conocimiento sobre el turismo de avistamiento de aves, y sobre sus proyectos para la conservación de los recursos naturales. Así pues, entre conferencias y paneles de opinión, se le dio paso al Simposio académico Internacional “Aves de Risaralda”, en donde participaron importantes panelistas y conocedores del mundo de las aves, entre ellos biólogos, fotógrafos, ambientalistas y personas especiales que le han dedicado su vida a la conservación de las aves, como Leopoldina Tapasco y William Castaño del municipio de Pueblo Rico, lugar mítico para los avistadores de aves.

Delegación de Aruba. Foto de los organizadores.

Los dos primeros días de febrero, estuvieron llenos de color en la Universidad Tecnológica de Pereira, la cita fue para todos los que admiramos el mundo de las aves. En el nuevo auditorio de Bellas Artes, alzó vuelo un evento que espera posicionarse como uno de los festivales de observación de aves más importantes del país, y porque no, del mundo, pues el potencial que tiene nuestro departamento, tanto ecológicamente, como en el turismo, es bastante fuerte, sólo hace falta un esfuerzo conjunto, entre los entes políticos y todos los risaraldenses, para que fijemos nuestras miradas en las riquezas naturales que tenemos, pues no hace falta irnos muy lejos para disfrutar de los parajes más hermosos. Nuestro paisaje cultural cafetero, con todas sus sorpresas naturales, es nuestro patrimonio más digno e importante.

*Juan José Valencia García, estudiante de séptimo semestre de Licenciatura en comunicación e Informática educativa de la Universidad Tecnológica de Pereira.