eBird: una herramienta para la ciencia y el público

La ciencia como conjunto de conocimientos y como forma de pensar se nutre de diferentes fuentes que le aportan datos importantes con los que se pueden contestar preguntas diversas. La labor de los científicos es fundamental para su progreso, y se realiza mediante la investigación, proceso que a menudo comprende actividades de observación, experimentación y análisis. Sin embargo, la participación social para la obtención de datos constituye una de las fuentes de mayor importancia para estudios a gran escala. Con base en esto, se han desarrollado bases de datos en la web, donde cualquier persona puede compartir con la comunidad su propio set de datos.

Por Danny Zapata*

 

ebirdeBird es una herramienta sencilla desarrollada en el laboratorio de ornitología de la Universidad de Cornell, diseñada para ser una base de datos con la que se pueda llevar un seguimiento de las aves observadas en diferentes partes del mundo, así como para explorar las diferentes especies que fueron avistadas en localidades de interés. Esta herramienta es utilizada por aficionados, científicos, personas que trabajan con fauna y conservacionistas que quieren saber más sobre la distribución y patrones de movimiento de las aves a través del país o de áreas geográficas de mayor extensión.

eBird cumple la función de almacenar reportes sobre las especies de aves registradas por diferentes personas, con localidad y fecha. Sólo el hecho de servir como base de datos es de gran ayuda en el ámbito científico, ya sea para determinar patrones de distribución, rutas migratorias, áreas de reproducción, fechas de llegada y de partida, etc. Igualmente, desde el punto de vista de la conservación, identificar zonas o sitios importantes para las aves a partir de las áreas de distribución actuales, y dar seguimiento a las de las poblaciones, resulta de gran importancia a la hora de diseñar planes de manejo o recuperación de especies amenazadas.

Desde un ávido ornitólogo, un pajarero, o una persona que solo contempla las aves de su jardín, puede aportar a la base de datos de ebeBird. Las personas que frecuentan la actividad de la observación de aves, y guardan sus registros, pueden compartirlos con la comunidad, e igualmente pueden explorar sobre las posibles especies que pueden ser encontradas en localidades donde otros observadores hicieron sus registros y los compartieron. De esta manera se forma una red integral de avistadores, y producto de esta, un aumento en el conocimiento sobre las distribuciones de aves en diferentes localidades del mundo.

La base de datos de eBird puede ser utilizada por cualquier persona, y con ella se pueden explorar diversidad de cosas, como lo son mapas de distribución, lugares con mayor número de registros, especies de interés, y diversos patrones anuales en los registros de una especie para una zona específica.

eBird, en palabras del científico Brian L. Sullivan, “se ha convertido en una de las mayores fuentes de datos sobre biodiversidad, incrementando nuestro conocimiento sobre la dinámica de distribución de especies, con un impacto directo en la conservación de las aves y sus hábitats”.

 

*Estudiante de biología de la Universidad de Antioquia