Urania fulgens, tomada de: https://en.wikipedia.org/wiki/Urania_fulgens

Urania fulgens, tomada de: https://en.wikipedia.org/wiki/Urania_fulgens

Los habitantes del Valle de Aburrá nos hemos encontrado en las últimas semanas con un visitante atípico y hermoso, la polilla Urania fulgens, conocida comúnmente como mariposa colipato verde.

Por Edwin Hurtado *

Hace unas semanas las vi en mi lugar de trabajo, en la universidad, incluso en los andenes de mi barrio. Muchos de mis amigos y conocidos empezaron a notar su presencia, muchos individuos revoloteaban en diferentes sectores del área metropolitana y muchos otros, lastimosamente, yacían muertos sobre el asfalto y los bordes de calles y carreteras.

Luego, gracias a una publicación de la organización Aburrá Natural, aprendí que era una especie migratoria, que habita principalmente en México, y cada cierto tiempo migran desde allí  hasta el norte de Sudamérica, probablemente hasta Ecuador. Al parecer, estas migraciones masivas dependen de los ciclos de toxicidad de la planta hospedera de esta especie, que es del género Omphalea; cuando su toxicidad está alta, las mariposas entonces migran masivamente en busca de poblaciones de estas plantas con niveles de toxicidad menores. Como estos ciclos no son anuales, las migraciones tampoco lo son, sino que se dan cada 5.8 años, aunque esto también puede cambiar debido a las circunstancias específicas de cada lugar.

Lo anterior explicaría la gran cantidad de individuos observados en las últimas semanas, pues en estos mTomada de: Aburrá Naturalovimientos masivos se han llegado a contabilizar 33600 individuos por día.  De hecho, el 14 de febrero, Aburrá Natural pudo contabilizar más de 200 individuos en un tramo de carretera del municipio de Bello. Los humanos, con nuestras formas de vivir, las afectamos mucho, y esto se ve sobretodo en las carreteras donde muchas veces individuos de esta y otras especies mueren al ser impactadas o perturbadas por nuestros medios de transporte.

Es importante recordar entonces que debemos poner atención mientras conducimos para evitar la muerte o la lesión de nuestra biodiversidad, así como presionar a nuestros gobiernos para la realización de planes de manejo que acaben o mitiguen esta problemática. Además, les recuerdo que si alguna vez encuentran animales, vivos o muertos, en las vías, pueden reportarlo a través de la aplicación TAYRA (Transporte, Animales y Registro de Atropellamientos),  ya que dichos datos son importantes tanto biológica como políticamente. Siguiendo estas recomendaciones y sugerencias, quizás podamos seguir disfrutando de estos maravillosos visitantes así como de nuestra espléndida biodiversidad residente.

 

*Edwin Hurtado, estudiante de biología Universidad de Antioquia