Monsieur Lazhar, un profesor direccionado

Se trata de un contexto canadiense, en época de invierno. Monsieur Lazhar salió en busca de un refugio y encontró un colegio donde los incidentes de la muerte, que él vivió en su país de origen parecen perseguirlo. Su esposa fue asesinada, el motivo aparentan ser causas políticas.

 

Imagen tomada de: http://johnmcdonald.net.au/2012/monsieur-lazhar/
Imagen tomada de: http://johnmcdonald.net.au

 

Por: John Harold Giraldo Herrera*

Una profesora decide suicidarse en el lugar donde comparte con sus estudiantes: el salón de clases. El colegio queda golpeado por tan cruel hecho ¿Por qué una mujer joven y docente decide quitarse la vida? No lo sabemos, las secuelas es probable carcoman a los estudiantes –de escasos 10 0 12 años- y la superación del hecho requiera de mucho acompañamiento. Es ahí, donde aparece un individuo exiliado de Argelia, cuya marca del pasado es tan voraz como los chiquillos de la institución educativa, donde se ofrece como profesor luego de ver el hecho por los medios.  Y con tremendo argumento se nos va entregando una película que es imposible de pasarla por alto. Con el tema de la educación de por medio y el duelo del otro, más el exilio y las casualidades de la vida, tenemos una historia fuerte, dramática y que nos otorga un tensionante entretenimiento.

Se trata de un contexto canadiense, en época de invierno. Monsieur Lazhar salió en busca de un refugio y encontró un colegio donde los incidentes de la muerte, que él vivió en su país de origen parecen perseguirlo. Su esposa fue asesinada, el motivo aparentan ser causas políticas. Ella era docente, él se dedicaba a otros oficios. Y sin pensarlo, ofrece su humanidad para cubrir una vacante dejada por la decisión de una profesora de morir.  Mientras todos están consternados, compungidos en la institución, Lazhar puede ser una carga más o un “profesor” que podría sortear con más agallas la situación. Y en esa disyuntiva nos encontramos en buena parte de la película. Luego sabemos la labor hecha por Monsieur.

La institución goza de tener una serie de reglas duras entre maestro y estudiante. Por ejemplo, no puede haber ningún contacto físico, ni muestras de cariño, se prohíbe abrazar. Además, la profesora anterior gozaba de ser apreciada por sus estudiantes, el salón estaba dispuesto de modo circular para potenciar el trabajo en equipo, y Lazhar los pone de nuevo en forma de filas y su modo de ser parece rígido y distante. Los choques son de lado y lado. Lazhar aún no tiene el exilio otorgado y el peso de la indiferencia, más la carga de su país, generan un escenario en la clase que nos conmueve. Un estudiante llamado Simón quien comparte con Alice –otra estudiante- tiene un roce porque se deja entre ver que Simón fue el responsable del suicidio de la profesora. Ella le regaló una cámara a Simón y este es fascinado tomando fotos. Cuando llega Lazhar a clase de una le toma una foto sin mediar palabra, y Monsieur se muestra intimidado y molesto. Alice va a ser quien se interese más por el método y las historias de Lazhar.

Su esposa escribió un libro donde insinuaba los responsables de la miseria en su país, de ese libro Monsieur tiene una frase que se las dice a sus estudiantes: “Nada es normal en Argelia”, es la frase que causa la muerte de su compañera. Pero tampoco nada es normal en Canadá como en ningún lugar del mundo.  La película entonces nos va llegando, su genialidad es que no muestra nada equilibrado, es sensible y nos adentra en ese difícil proceso del duelo, de la sanación, de la convivencia, de la adaptación. Intenta hacernos creer de todo, que algo saldrá peor o que tal vez se superen los inconvenientes. Nos vuelve duales, como quienes al interior del filme viven la trama. Y a partir del encuentro nos muestra la antítesis, desde metáforas nos inscribe ideas sobre lo insolente de la educación y del comportamiento humano.

El interés que causa en nosotros la película es proporcional a los deseos de contar con una educación más integral. Lazhar es un refugiado, los estudiantes unos individuos buscando respuestas a la crueldad y dureza de las circunstancias, los niños parecen arrinconados. Las tensiones no cesan y ese es el desarrollo de una película hermosa, elocuente por la forma como nos trasmite las emociones y muy necesaria por los temas que la atraviesan. Es una película para nunca olvidar. Del gélido frío se pasará a la apertura de la salida de la primavera.

Ficha técnica

Año, país, duración 2011, Canadá, 94 minutos
Director y guionista Philippe Falardeau
Música Martin Léon
Fotografía Ronald Plante
Reparto Mohamed Fellag, Sophie Nélisse, Émilien Néron, Marie-Ève Beauregard, Vincent Millard,Seddik Benslimane, Louis-David Leblanc, Danielle Proulx, Brigitte Poupart, Jules Philip, Louis Champagne, Daniel Gadouas, Francine Ruel, Sophie Sanscartier
Productora micro_scope
Género Drama | Enseñanza. Exilio. Duelo
Premios 2011: Oscars: Nominada a Mejor película de habla no inglesa
2011: Festival de Toronto: Mejor película canadiense
2011: Festival de Locarno: Premio del público
2011: Festival de Valladolid – Seminci: Mejor guión, Premio FIPRESCI

 

*John.giraldo.herrera@gmail.com

Docente universitario y periodista