Ana María Giraldo ya tiene su estrella de la fama

“Estar en la cima es una emoción indescriptible, es sentir que todas las dificultades valieron la pena, pienso que debe ser muy similar a lo que sintió Nairo Quintana esta semana en el Tour. O a lo que sintieron nuestros deportistas en los juegos olímpicos, con cada medalla”.

IMG_7447
Ana Marìa Giraldo, montañista colombiana

Por: Jhonwi Hurtado

Fotografías por : Kevin Valencia

El hall de la fama de Uniplex Pereira, ubicado en la avenida Circunvalar,  se vistió de gala, al mejor estilo del paseo de la fama de Hollywood.  Ana María Giraldo Gómez fue honrada con la Estrella de la fama, por sus méritos deportivos. Ana María es la ùnica mujer colombiana en haber escalado el Everest. Ana Marìa, una Ingeniera Industrial, Conferensista, Especialista en gestiòn del cambio y el desarrollo, entre muchos otros tìtulos, Es una montañista,  que en su niñez practicò, nataciòn, ciclismo, pero que serìa el Montañismo lo que desbordarìa su pasiòn, ya tiene estrella de la Fama. A su lado  se encuentran la estrella de la Selección Colombia de Fútbol, y la del tenista Santiago Giraldo.

Antecedida por palabras de Juan Bernardo  Ángel,  administrador del Uniplex y de otros representantes de la región, se dio inicio al descubrimiento de la Estrella de la montañista.

“Anita usted ha hecho quedar bien a la ciudad, al departamento, al país”, manifestó Gilberto Serrato, secretario de Deportes de Manizales.

Oswaldo Hernández, director de deportes del periódico La Patria de Manizales, dijo que “con estos eventos se están levantando unas fronteras que no deberían existir en el eje cafetero, porque todos nos hemos concebido bajo un mismo estilo de vida Caldas, Quindío y Risaralda”.

De izquierda a derecha: Francisco Rivera, esposo de Ana María, la deportista y Bernardo Ángel.

 Estas intervenciones fueron el prólogo de la montañista: “Reconocimiento no es cuando uno mismo dice ¡uy, qué bueno soy!, o qué bien escalo esta montaña. Reconocimiento es cuando tú haces algo bien y alguien se te acerca, te da las gracias, ese es el verdadero conocimiento, cuando logras trascender en otras personas”, con estas palabras Ana María se mostró alegre, acompañada de Simón, su hijo, el que orgullosa aún lleva en su vientre. “No sé cuándo vuelva a tomar el tema de  la escalada, porque ahora estoy en esta montaña que significa tener a Simón. Pero seguramente cuando lo vuelva hacer, lo haré con el empeño que le coloco a todas las cosas realizo”.

Es un orgullo que le estén haciendo este reconocimiento a ella, yo creo que es el resultado de muchos años de sacrificio, de una vida dedicada al deporte y llena de corazón, desde que la conocí ella ya practicaba el deporte, y siempre tuve muy claro que la iba a apoyar”, comentó Francisco Rivera, esposo de Ana María.

 

“Cuando Simón tenga un año, escalaré una de las montañas que me hacen falta, el monte Vinson,  en la Antártida”: Ana María.

IMG_7499

J.W.H: ¿En qué momento de tu vida, decides ser montañista?

ANA MARÍA: Eso fue cuando yo tenía unos 22 años, fue muy inspirada por mi hermano Juan, porque él había sido montañista durante muchos años, y siempre me había alentado hacerlo, pero en ese momento estaba dedicada a la natación. Cuando me retiré de la natación, empiezo como aficionada a ir al nevado, a la laguna del Otún, al nevado Santa Isabel y encontré que las montañas son un espacio muy bonito para encontrarse uno mismo, para retarse, para sentir el silencio y me encantó. Pero era por gusto y con el tiempo conocí unas personas de Bogotá que habían subido al Everest: los primeros colombianos. Y nos conectamos para una expedición al Aconcagua y nos fue muy bien.  Ya de ahí fue un paso tras otro y han sido experiencias muy bonitas.

J.W.H: ¿Cómo definirías el sentimiento de estar en la cima?

ANA MARÍA: No hay palabras que logren describir eso, estar en la cima es una emoción indescriptible, es sentir que todas las dificultades valieron la pena, pienso que debe ser muy similar a lo que sintió Nairo Quintana, esta semana en el Tour. O a lo que sintieron nuestros deportistas en los Juegos Olímpicos, con cada medalla, es una emoción desbordante, el premio a un esfuerzo gigantesco. Tenemos que seguir trabajando en eso. Seguir uniéndonos, formando clubes, federaciones; por ejemplo en el eje cafetero tenemos buenos escaladores de roca, que se sigan fortaleciendo como una red, para poder conjuntamente pedir cosas.

J.W.H: ¿Cree que el Gobierno las  empresas y los ciudadanos colombianos estamos cuidando las montañas de nuestro país?

ANA MARÍA: Es un tema delicado, a todos nos hace falta más conciencia sobre el cuidado de nuestras montañas y nuestros paisajes. El asunto de la minería, el de la ganadería en parques naturales, la explotación indiscriminada de recursos y hasta los hábitos comunes de nosotros como ciudadanos, que a veces no somos conscientes de recoger un papel si estamos haciendo una travesía por La pastora, pienso que nos falta mucho en el cuidado de las montañas y es una lástima, porque estamos perdiendo paisajes bellísimos que tenemos en Colombia. Siendo lugares que disfrutamos todos y no nos tomamos el trabajo por ejemplo de no lanzar un papel o de recoger el papel que otro dejó.

J.W.H: ¿El Gobierno apoya a los montañistas?

ANA MARIA: Yo creo que es complejo, de hecho para los deportes tradicionales ya es complejo. Se ha ido avanzando en cuanto al apoyo, pero muy poco y si esto es con los deportes tradicionales, hablar de montañismo es muy complicado, porque el montañista no es la persona que trae una medalla de un mundial o de un Olímpico. Son expediciones que se planean, que toman meses de trabajo, que el solo viaje involucra grandes recursos, entonces ahí el esfuerzo más que todo ha sido de parte de la empresa privada. Y de uno salir y vender el proyecto, pero creo que también los montañistas.

IMG_7502

  Acompañada por periodistas, amigos y personajes de la región, Ana María dejó ver la alegría tan grande que siente al ser considerada una estrella deportiva para el eje.