Es viernes –día de los muertos– y llueve en el centro de Pereira. Caminamos alrededor de la plaza, durante diez minutos, sin resultado y nos sentamos en un café. Fotografía / Rodrigo Grajales

MARIA ISABEL ESPINOSA