Como abrebocas a la exposición colectiva que se inaugura este jueves 25 de mayo en el Club del Comercio de Pereira (7 p.m.), presentamos esta entrevista con una de las artistas allí presentes. Se trata de Adriana Robledo, quien exhibirá su propuesta Abstracta flora. La entrevista el artista y escritor Omar García Ramírez, quien también presentará su serie De míticas féminas.

Por: Omar García Ramírez

La serie Flora abstracta, de la pintora Adriana Robledo, se caracteriza por la sobriedad en el diseño y el barroquismo en el color: vegetales metalizados, ácidos y multicolores que navegan sobre múltiples sedimentos de pintura; mandalas cubiertos de óxidos minerales se pliegan en pétalos de galaxias diminutas. Giros de materias consteladas que definen nuevas cromáticas de veladuras oleosas; fragmentos de estallidos en oro y plata. Arqueologías de color, formas de luz que se tinturan y fijan sobre campos de texturas pétreas.

Heráldica de escudos florales; sinfonía cromática de tinturas de fuego. En su gradación cruzan la planicie calcárea de la madera (soporte preferido de la artista). Robledo Logra el acabado final de sus obras después de docenas de veladuras y pátinas; cada una deja una huella y aporta una nueva tonalidad que se difumina armónicamente en  el conjunto.

Adriana Robledo nos trae en esta oportunidad una muestra plástica conformada por una docena de trabajos de su más reciente producción.

Esta serie lleva por título Abstracta flora, ¿cuáles son las características generales de esta obra?

Bueno, inicialmente un acercamiento al diseño de la flor desde una mirada no naturalista. Buscar las líneas abstractas y simbólicas de la flora. Es un estudio que comencé hace ya más de un año y que me ocupará un tiempo prolongado. Comencé con una serie más simbólica y ahora estoy más enfocada en un diseño minimalista y de líneas más escuetas.

¿Me da la impresión de que la técnica que utilizas es también escultórica?

Sí, de cierta manera; utilizo diversos materiales como el hierro, el cobre, la madera, el cartón, semillas. Todo lo que pueda encontrar y convertirse en símbolo floral. Las técnicas que utilizo permiten que la luz cree efectos de volumen; luego si miramos las capas inferiores, está el diseño, la estructura interna de la pintura, y por último el color.

Hay una forma espiritual de acercarte  a estos diseños pictóricos; en el caso de los mandalas, me parece, está muy acentuado… ¿Es sólo diseño, o también hay un componente… alquímico?

Los mándalas florales son símbolos de unidad y espiritualidad; están presentes en casi todas las culturas; los más conocidos son los de la India y el Tíbet, pero mandalas también se han descubierto en Norteamérica y Centroamérica. En mi caso, los interpreto como esculturas pictóricas y espirituales. Cuando los creo, estoy siempre en un estado de retiro… El color es sometido a mixturas; además de oxidado es pasado por múltiples veladuras. En ese sentido, interpretando la alquimia como la trasformación de los materiales burdos y groseros en algo más noble, podría utilizarse la metáfora de la alquimia.

¿Estas técnicas mixtas te permiten expresar las ideas… también veo una utilización muy acentuada de los elementos metálicos: pátinas, hojillas, piezas oxidadas….?

No, siempre son ideas. A veces son estados de ánimo, o impresiones de luz, de color  que parten de un diseño muy básico en papel, pero luego profundizo y hago más compleja la relación entre esas figuras. Las flores son en algunos casos, estructuras verticales delimitadas por campos de color metálicos; empleo el dorado, la hojilla de plata, que son metales sagrados, y que representan la idea  del sol y de la luna; también me encantan los colores místicos; los violetas, los azules en gradaciones diversas y naturalmente una gran variedad de texturas.

¿Las plantas, o el reino vegetal, tienen un interés particular en su trabajo actual?

Sí, es una serie que hace parte de otras series. Mi interés está centrado en este momento en las flores; su forma y significado, en la forma y su esencia. Además, debo decir que de acuerdo a recientes investigaciones científicas se ha llegado a comprobar que las plantas poseen una inteligencia especial; las flores son vegetales altamente evolucionados con formas y diseños muy elaborados. La naturaleza es sabia. Yo solo rindo un modesto homenaje a esa parte de la naturaleza mediante un tejido de color. Una impronta visual sobre un volumen de materia.

¿Ese minimalismo, en parte de sus obras y esa temática en particular, la flora; Hace parte de su personalidad un poco distante,… hermética?

Hermética no; eso suena muy esotérico, pero sí me gusta el silencio; evoca cosas más profundas y amplias que el ruido y la algarabía de las cosas masivas. No me considero una ermitaña, pero creo que, de cierta manera, ser artista es una forma de enfrentar la soledad sin sentir miedo. La gente hoy quiere estar siempre en medio del ruido y no creo que sea algo tan importante. El artista necesita el silencio y el retiro para poder crear. Desde pequeña fui muy cercana a la naturaleza y a sus voces más íntimas. Intento expresarlas por medio de la pintura; intento comunicar el color de su música silenciosa.