“Hay que tener curiosidad para ser buen periodista”: Camilo Jiménez

No sé, lo que me ha dado la edición es como condiciones para ser un lector quisquilloso y crítico y eso me sirve para mis textos, entonces soy muy autoexigente con mis textos, lo que enseña el oficio de editor es un profundo sentido crítico frente a la lectura, y eso ayuda mucho.

camilo2

Por: John Harold Giraldo Herrera*

Fue a finales de diciembre del 2011. Un profesor de periodismo decide renunciar. Para hacerlo escribe una carta que fue publicada en medios nacionales. Su idea era poner un punto de discusión ¿qué pasa con los estudiantes que tienen un nivel muy bajo? Sin embargo, la carta parecía un espejo en el que muchos se reflejaban. Otros más se espantaron y se fueron lanza en ristre contra la decisión. Camilo Jiménez, destacado editor, y escritor, estuvo en el ojo del huracán. Con el tiempo el tema no se ha apagado. Camilo espera entregar pronto un libro sobre Galán, lo invitan a presentar libros y a debates, sigue con su blog El ojo en la paja. Acá nos dice qué piensa, luego de un tiempo sobre su decisión de renunciar.

John Harold Giraldo Herrera: ¿Camilo que ha sido de la vida luego de la renuncia a la cátedra que tenías de periodismo?

Camilo Jiménez: Ya no doy clase, he seguido, no muy de cerca, pero sí con atención, las discusiones que se han dado en el país por la educación, son como oleadas, como las pruebas Pisa, sale algo coyuntural, hay interés y después se desaparece. Digamos que he seguido el tema, aunque mi camino profesional se ha ido por otro lado: la docencia ni la reflexión sobre la educación es profesional o formal, es más bien un interés personal. Me he dedicado a leer y a escribir.

J.H.G.H.: Usted de alguna manera hizo catarsis en muchos contextos

C.J.: Algo que yo no había dicho, es que cuando yo mandé la carta a mi jefe en la Javeriana, me costó mucho trabajo, demoré 15 días armándola y cuando la envié, nunca me había pasado eso; lloraba sin saber por qué. No sabía por qué, y de pronto intuía que muchas cosas iban a cambiar ahí, estaba dejando 9 años de mi vida; la cátedra es una experiencia muy rica, yo pensaba que era eso, como una nostalgia anticipada, de pronto era eso, nunca me esperé semejante reacción de tantas partes; fue como una especie, no sé si catarsis, y quería que cuando las personas leyeran esa carta, reaccionaran como yo lo hacía. Intenté organizar el discurso para que transmitiera eso que yo estaba sintiendo.

J.H.G.H: Y mucha gente se te vino en contra, esa renuncia fue falta de coraje, o falta de haber utilizado la metodología como docente.

camilo1C.J: Sí, la gente leyó la carta como si fuera un texto argumentativo, como si yo estuviera intentando convencer a la gente de algo, y yo no estaba haciendo eso, lo que pasa es que estaba disfrazado de eso, por las reacciones que yo quería generar; era un texto eminentemente informativo. Estoy dando cuenta de algo que veía en las clases, no más, y si hay algún culpable, soy yo por no saber comunicarme, porque no supe diferenciar las cosas después de insistir bastante, entonces me parece que sí, que ese texto es más que todo informativo. La cantidad de profesores que me escribieron de todo el mundo: de Paraguay, de Chile, de Puerto Rico,  y de Colombia, el 90 por ciento diciéndome que era la misma sensación que ellos tenían, y el 10% diciendo que debía haber luchado más, que era que no tenía vocación.

Muchos estudiantes reaccionaron favorablemente, es decir les dio mucha rabia, pero los dos siguientes semestres el nivel subió mucho. En eso, creo que cumplí. Y seguramente de esos 20 o 30 que se preocuparon el semestre siguiente, siguieron toda la carrera, esa era la labor de esa carta.

J.H.G.H.: Hoy a la distancia ¿qué ideas se te vienen acerca del trabajo tan arduo del docente?

C.J.: Que es muy duro, yo no sé para dónde va. La brecha generacional siempre ha existido, uno siempre dice en cierto momento: antes no era así, o en mis tiempos no era así, yo creo que siempre ha habido esas diferencias, pero sí creo que Internet le está cambiando la manera de pensar a todos; y todavía no sabemos qué va a pasar ahí, y la educación está siendo y va a ser una gran afectada en ese cambio de paradigma mental. De ese cambio en la manera de leer, de comprender lo leído, de buscar la información, antes y yo lo digo ahí en la carta, uno se podía pasar toda la noche buscando ¿quién fue el que hizo esto? ¿Quién fue este? Ahora no, ahora uno lo copia en el teléfono y lo busca, ese solo acceso tan inmediato a la información ya está generando, digamos, una transformación muy grande, y la educación es una institución social que se va a demorar mucho en reaccionar. Algunos profesores van a poder como hacer ciertas acciones puntuales en sus aulas, pero todo el sistema debe reaccionar frente a esos cambios en la manera de pensar, buscar, acceder, de decir,de hablar, etc.

camilo3J.H.G.H.: Sin pelear con la tecnología

C.J.: Sí, es que mucha gente me decía que yo le echaba la culpa a la tecnología, y no, simplemente estoy diciendo que está cambiando, ni para bien ni para mal, digo que está cambiando. Tenemos que reaccionar, o incluso no reaccionar sino orientarlo, y acompañarlo, pero es muy difícil.Son acciones individuales de ciertos profesores.

J.H.G.H.: Camilo, colocaste otro punto muy neurálgico en el debate y es ¿si el periodismo se enseña o si es posible enseñar un gusto por el periodismo?

C.J.: Yo no sé si es enseñar gusto por el periodismo, principalmente hay que tener curiosidad, para ser periodista y  buen periodista, y  como en todas las profesiones hay que tener dedicación, es que si uno le gusta lo que hace, entonces lo hace todo el día. Si estás todo el día pensando en una sola cosa la tenés que hacer un poquito mejor. Creo que uno cuando estudia, digamos, Comunicación Social es una carrera que está alargada a la fuerza, entonces tiene muchos rellenos, entonces te descuidas, yo lo que sí creo es que por ejemplo periodismo debería ser una maestría, o digamos como lo que sucede con las artes plásticas, que la gente estudia acá 3 años, y después otros dos para hacer una licenciatura. Debería ser un estudio posterior a una formación más profunda en ciencias sociales, o ciencias humanas, que el periodismo sea como más allá, para las personas que quieren comunicar cierto conocimiento.

J.H.G.H.: Como escritor ¿Eres muy neurótico?

C.J.: Yo me exijo mucho, doy muchas vueltas, me demoro mucho y borro mucho.

J.H.G.H.: ¿Volverías a ser docente?

C.J.: Sí.

J.H.G.H.: Camilo, también eres editor, ¿Cómo ser escritor y editor a la vez?

C.J.: No sé, lo que me ha dado la edición es como condiciones para ser un lector quisquilloso y crítico y eso me sirve para mis textos, entonces soy muy autoexigente con mis textos, lo que enseña el oficio de editor es un profundo sentido crítico frente a la lectura, y eso ayuda mucho. Además, un tema que siempre me ha gustado es cómo trabajan los escritores, leo mucho sobre cómo los escritores hacen lo que hacen: cartas, memorias de escritores o ensayos donde ellos cuentan cómo escriben es un tema que me gusta mucho.

*John.giraldo.herrera@gmail.com