Las personas que crean las leyes en Educación son economistas, ingenieros industriales y administradores, de la Universidad de los Andes, la Universidad Gran Colombia, la Universidad Javeriana… pero no hay pedagogos.

12083807_10208003023577288_770328832_n

Por: Lizeth Benjumea Ortiz*

Mujer de estatura promedio, delgada, de piel clara, ojos color miel, cabello lacio hasta debajo de los hombros, sofisticada y carismática. Así es Martha Lucía Izquierdo Barrera.

Tecnóloga Química Industrial, Administradora de Empresas Cooperativas, Especialista en agroecología, Magister en Dirección del Desarrollo Local, y candidata a Doctora. Docente de tiempo completo transitorio desde hace 10 años, y directora de la maestría en migraciones Internacionales en la Universidad Tecnológica de Pereira.

Ajustando los lentes a su nariz, inclinándose hacia el frente de la mesa, agarrando una taza de café, ya frío y haciendo un gesto de gusto, como es habitual en ella se describe a sí misma como una persona alegre, buena gente, en ocasiones de mal humor, excesivamente ordenada y muy creyente de la educación y de los procesos que se deben hacer en todas las instituciones educativas para la buena formación de las personas.

¿Cuáles eran sus aspiraciones cuando era joven?

¡Estudiar! Yo provengo de una parte, donde hace aproximadamente unos treinta años era lo más alejado, yo soy de Yopal, Casanare. Nunca creí poder tener la oportunidad de ir a una universidad porque en esa época solo hacíamos hasta noveno y ya teníamos que entrar directamente al Sena, pero se me dio la oportunidad de poder hacer 10º y 11º en Duitama, Boyacá. Desde que llegué allí soñé con querer estudiar algo que pudiera beneficiar a mi municipio porque en el Llano no había agua ni luz, pero sí habían muchos recursos naturales, y fue por eso que quise estudiar Tecnología Química Industrial, para tener la oportunidad de empezar a colaborar con proyecciones de acueductos en Yopal.

¿Qué la llevó a ser docente?

Cuando llegué a Pereira vi la necesidad de seguirme capacitando, a mí siempre me ha gustado estudiar, entonces la única oportunidad que tenía era trabajar y estudiar de noche, y la única carrera en Administración de empresas, que era la que me llamaba la atención y estaba en horas de la noche, era Administración de Empresas Cooperativas en UNISARC. Cuando estaba en octavo semestre se me pidió ir a dictar cursos en Quindío, en Risaralda y en Caldas, y me empezó a gustar toda la parte de la educación.

El día que me gradúo de administradora de empresas me ofrecen ser Directora de Administración de Empresas y Directora de Ecoturismo en UNISARC, y así es como inicio mi labor educativa.

¿Qué implica ser educadora?

Implica tener vocación por la enseñanza y también capacidad para impartir conocimiento y experiencias, los educadores tenemos una labor muy importante en la sociedad: educar a las nuevas generaciones en la construcción de una mejor sociedad, siendo esta, quizás la más valiosa de las labores.

Retos en la educación

Cuando yo entré a esta Universidad y me ofrecieron entrar a la Facultad de Educación, a las licenciaturas de Comunicación e Informática Educativa y, Etnoeducación y Desarrollo Comunitario, fui una persona muy curiosa, me parecían raros los nombres, y entonces empecé a investigar, porque yo no sabía cómo eran las carreras, a que se referían y cómo las tendría que trabajar.

Me las he ingeniado para entender las dos carreras y pensar que en lo que se está trabajando es en formar personas, que sean capaces de educar a otras sin importar el contexto en el que lo estén haciendo, ya sea una escuela, o una universidad.

Ambas carreras tienen un desafío, y sobre todo ahora con los lineamientos de la nueva Ministra de Educación,  donde quiere reducir las carreras a nombres muy puntuales, en este caso Licenciatura en Comunicación o Informática Educativa y Licenciatura en Etnoeducación. Esto sería limitarlas y quitarles aportes bastantes significativos que son los que las complementan.

¿Qué piensa de la educación en Colombia?

Hay un problema grandísimo desde la misma política pública y desde el mismo estado y es: quiénes crean las leyes en educación. Las personas que crean las leyes en Educación son economistas, ingenieros industriales y administradores, de la Universidad de los Andes, la Universidad Gran Colombia, la Universidad Javeriana… pero no hay pedagogos.

A la educación en Colombia le hace falta una reflexión muy grande, no solamente en el hecho de si hay calidad o no la hay, sino en el hecho de pensar en el propósito que se tiene cuando se habla de educación. Tenemos que saber que en las manos de los educadores está todo un futuro, por esto hay que darle el puesto que se merece a la educación en Colombia.

Martha Izquierdo no piensa parar de estudiar, entre sus principales proyectos está terminar su doctorado, mientras sueltauna sonrisa, explica la razón: “no es fácil, uno considera que como uno ya es un profesional y tiene un nivel académico alto es fácil, pero en realidad es un proceso complicado, y más aún cuando se es un profesor transitorio, con tantas obligaciones, tantas materias, tantos compromisos dentro de los programas que trabajo, entonces es y ha sido un sacrificio bastante largo”

Para concluir, Martha dice una frase de su madre, que fue profesora de colegio, ella decía que “las personas que más jóvenes, sonrientes y felices nos íbamos a conservar éramos las personas que trabajábamos con niños y jóvenes, porque teníamos que estar actualizados, capacitados, y el estar rodeados de juventud nos iba a hacer ver siempre así, jóvenes”.

 

*Estudiante tercer semestre de Licenciatura en Comunicación e Informática Educativas. (UTP)