ANACRÓNICAS / ORACIONES DE CIPRIANO EL ESCRIBANO

Por / Martín Rodas*

  

Oración de la súplica

 

Señora mía

del cielo y de la tierra,

te invoco desde lo más profundo

de mi corazón.

 

Acepta

por favor

mis súplicas humildes

y no permitas

que éste,

tu siervo,

deje de amarte

por siempre,

 

Amén.

Máscara. (Sombras rupestres de TiN sobre Bitácora).

Oración de la dignidad

 

Señor Jesucristo

que estás en los cielos,

intercede por nosotros

ante tu Padre.

 

Somos tu pueblo

que busca la libertad

hace ya mucho tiempo

en esta tierra prometida.

 

No dejes nunca más

que seamos sometidos,

no permitas nunca más

las cadenas.

 

Que la única reverencia

sea para ti Señor.

 

Que la vida en dignidad

sea nuestro más preciado tesoro,

para honrarte y adorarte

por toda la eternidad,

 

Amén.

 

Oración a San Martín de Porres

 

En tu nombre

mi madre me nombró.

 

En tu nombre

mi corazón alberga

a todas las razas de la tierra.

 

En tu nombre

mi alma supo de la sencillez

y la solidaridad.

 

En tu nombre,

San Martín de Porres,

una divina perla negra

me ha acompañado

toda la vida,

 

Amén.

 

Oración para descansar en paz

 

Solo basta

con cerrar los ojos

serenamente

musitando un canto

a la vida.

 

Solo basta

un susurro,

un soplo divino,

un cuerpo agradecido,

un corazón enternecido,

un alma dispuesta.

 

Solo basta

emprender el último viaje

lentamente,

serenamente,

abrazando a la vida,

agradecido con la vida

que nos permitió

atravesarla

repasando paso a paso

nuestras propias huellas,

 

Amén.

 

Oración de la naturaleza

 

Virgencita de la montaña,

llena eres de gracia;

en tus ojos

reflejas la luna

como espejos de agua

y de tu boca

salen mariposas multicolores.

 

Es tu cabello

cascada de estrellas

y de tu pecho

surge un florido jardín.

 

Tus pies son raíces de vida

y tu corazón es la vida misma.

 

Virgencita de la montaña,

llena eres de gracia

y bendito es el fruto

de tu vientre,

 

Amén.

 

Oración del amor

 

Amor divino,

que alimentas el fuego eterno

de la vida y de la muerte,

que das aliento

a nuestros corazones

con el elíxir de tu verdad,

no dejes nunca

de saciar mi sed

de ti,

no permitas nunca

que mis labios

dejen de beber

de tu cáliz,

 

Amén.

 

 

Oración en clave de sol

 

Dios mío,

he escuchado la música de las esferas,

he oído las notas sublimes

de la creación,

en donde el tiempo y el espacio

solo son pretextos

para dar forma a tu canto,

que susurra eternamente

en medio del infinito,

 

Amén.

 

Referencia bibliográfica: Rodas, M. (2020). Oraciones de Cipriano El Escribano. Manizales: «ojo con la gota de TiNta (una editorial pequeña e independiente)».

*  Poeta, anacronista y pintor; editor de «ojo con la gota de TiNta (una editorial pequeña e independiente)».