Por: Marthic Wallace

Comunicadora social y periodista, con una maestría en comunicación digital y una permanente necesidad de descubrir y plasmar historias a través de mis letras. He explorado y fortalecido mi capacidad de elaboración de contenidos escritos y audiovisuales enfocados a alcanzar objetivos específicos dentro de estrategias de comunicaciones. He trabajado en medios de comunicación, agencias de publicidad e instituciones educativas.

índice

 

Los saltos de copos de algodón llegaron después.

El pico helado de polilla me susurró, aquella mosquil noche

Estaba en el filo de mis sueños de panela

Decidí cruzar el jardín de las delicias

 

En la cima estaba yo, enredada y radiante

Con mi cuello de jirafa impecable

La excepcional reina

Mi cresta atravesada por la corona de espinas

gritaba

Ecos, rayitos de un sol sangriento

 

¿Dormida o despierta?

En mi crisálida inmóvil permanecía

Con alaridos eufóricos de ayer

Mamarrachos desdibujados

 

Allá por la ventana veo a los conejos robar en sus ojos

Lo que queda de mi alma