poema fuera del tiempo

Imagen tomada de internet

 

Por John Alexander Tabares

 

Estamos hechos de

encuentros y despedidas

Como una obra de teatro

donde salen y entran

los personajes.

Ayer oí que me amabas.

Demasiado tarde.

Hay palabras que nunca se

dicen en el momento apropiado.

Sólo los que saben que van a morir

se despiden.

Tú no dijiste adiós;

por eso vives en mí.

A pesar de muerta, la sombra

no encuentra el laberinto que

va a tu olvido.

Hay palabras a destiempo que

una vez dichas nunca

se apagan.

Vives en una frase

de eterno encuentro y despedida.

Ahí veo tu rostro.

Flotas en el aire

como un silencio de vaivén.

Las noches están llenas de

ruido. No hay lunas para el

desesperado.

Dime: ¿es posible escapar de ti

sin encontrarte?

¡Oh, pálido ayer,

cuándo aprenderemos el

arte de vivir el preciso momento!