Rogelio Echavarría. Poeta nacido en Santa Rosa de Osos, Antioquia, en 1926. Muerto el 29 de noviembre de 2017. Se desempeñó a lo largo de toda su vida como periodista, ejerciendo esta actividad por muchos años en El Tiempo y El Espectador de Bogotá. Ha llevado una vida discreta y reservada. Integrante de la notable generación que surgió en la vida literaria de Colombia entre los años 40 y 50 (conocida con los nombres de Cántico, o también Mito). Se considera una de las figuras más destacadas de la poesía colombiana contemporánea. Obras: Edad sin tiempo, El transeúnte y Antología de la poesía colombiana, entre otros.

Epitafio

Al fin voy a dormir

despacio

y solo.

 

El transeúnte

Todas las calles que conozco

son un largo monólogo mío,

llenas de gentes como árboles

batidos por oscura batahola.

O si el sol florece en los balcones

y siembra su calor en el polvo movedizo,

las gentes que hallo son simples piedras

que no sé por qué viven rodando.

Bajo sus ojos —que me miran hostiles

como si yo fuera enemigo de todos—

no puedo descubrir una conciencia libre,

de criminal o de artista,

pero sé que todos luchan solos

por lo que buscan todos juntos.

Son un largo gemido

todas las calles que conozco.

Lugar común

 

Ya que no todos podemos ser

poetas

comprender lo sensible

o exaltar lo sencillo

hablemos francamente

confesemos nuestro fracaso

de hombres sin alas

de hojas muertas en el estío

nuestros empeños ciegos

sin metáforas vanas

nuestra identificación con todos

o con casi todos

y si alguien nos entiende

y fecunda nuestra impotencia

eso también es poesía

o por lo menos una gota

en la sed del infierno

cotidiano.

 

La felicidad

Hay miríadas de seres en el Universo

que son felices —y no te conocen.

Millones de personas en la Tierra

son felices —e ignoran que existes.

Muchos también te han visto

y son felices sin amarte.

Y algunos que te amaron

disfrutan de un feliz olvido.

¿Por qué, pues, soy yo el único hombre

para quien tú eres toda la felicidad en el mundo?

 

Poética

¿Qué es poesía? preguntas.

Hago luz y —discreta

y sorprendida— huye

la poesía: ¡esa sombra!