Por: Hernando López Yepes

Andamos escondidos, nosotros los minúsculos,

¡Pues viene la justicia!

Viene borracha, bailotea grotesca

entre ríos de sangre de inocencia.

Escondidos estamos, pues viene la justicia

a quitarnos la piel a los desnudos.

Escondidos estamos porque viene

a tendernos sus trampas.

 

Ante los fuertes hinca la rodilla.

Ante los poderosos tiembla,

pero tiene la mano firme y rápida

sobre la espalda débil.

Se le llama justicia, pero es la primogénita

de los dueños del mundo.

Es servil y acuciosa con quienes le permiten

actuar en el papel, mas no sobre la vida.

Se arrastra coja y tuerta entre códices muertos

manchándose en ilímites mares de tinta infecta,

en letras sin sentido.

 

Viene mirando torva con su único ojo

sucio por una nube de excrementos.

La vemos avanzar hacia nosotros

con su espada mellada.

Va pesando el delito en balanza “arreglada”.

Trata a  veces, la pobre, de leer en sus códigos,

mas desiste y envía por los criptógrafos;

pues las leyes se escriben en contextos

equívocos, ambiguos…

 

¡Huyamos que se acerca la justicia!

Peligran junto a ella los desnudos.

¡Corred, corramos!, que viene enfurecida.

Viene coja y borracha, y tuerta y loca…

 

Audio: https://www.youtube.com/watch?v=jfw1k2XZcPc

Autor: hernandolopezyepes@hotmail.com