SUSPENDIDA EN EL TIEMPO

El modernismo fue un tema que provocó tensiones para Blanca Isaza, reflejado en obras como Al margen de las horas. En esta reseña en formato de cómic se exploran  las contradicciones de la autora con las rupturas generadas por la llegada de ese momento histórico y su corriente literaria. Blanca acepta gustosa algunos cambios sociales, mientras se pregunta, con dejos de añoranza, cuál será el costo que pagará su tradición con el nuevo paradigma. En sus palabras:

Os daré al azar algunas muestras de lo que es la poesía modernista para que vosotros juzguéis a conciencia estos crucigramas de un poeta de vasto renombre:

Amigo, levántate para que oigas aullar
al perro asirio;
las tres ninfas del cáncer han estado bailando,
hijo mío.

Como entre vosotros hay médicos de clara reputación científica, quizás alguno entienda eso de las ninfas del cáncer que para mí es de una oscuridad ilógica.
Os citaré otras estrofas del mismo celebrado autor:

El caballo tenía un ojo en el cuello…
Yo amé mucho a un niño que tenía
una plumilla en la lengua
Y vivimos cien años dentro de un cuchillo.

Eso no es modernismo; eso es profanar el altar de la
poesía cortando para la ofrenda de la Diosa chamizos desmirriados y hojarasca de tontería en los campos de la locura.
Yo entiendo que el modernismo en poesía si tiene razón de existir es como molde labrado y elegante y fino para que fragüe en él la emoción de la belleza con el concepto noble.

Ilustración / Stella Maris – Guion / Jorman Lugo

Descargar esta reseña en formato de cómic en PDF