Carolina Hidalgo (Anserma, Colombia) nació en 1986 y reside en Pereira. Es Licenciada en Español y Literatura. Autora del libro “De este lado de las Cosas” (Poesía).

http://www.lunadelocoselfestival.org/

http://www.lunadelocoselfestival.org/

III

Es propicia la casa del lenguaje
y en ella la cámara nupcial
despojo del deseo
La cocina de los antojos
que practican los ancestros
sagrados lugares de la palabra
En el baño se piensa
sobre los hijos y el secreto de
la eternidad
Sentarse con estilo y paciencia
con el olor y lo que se es
En la sala nacen las creaciones
se observa a los transeúntes
y se inventan sus historias
Penetra el mundo
en la casa del lenguaje
se desvanecen las civilizaciones
Nacen otro hombre
otra mujer

EL SABOR DEL GANGES

Glenda baila la danza de Shiva
las sedas descuelgan de sus piernas morenas
haciendo figuras de colores ondulantes en el humo,
su saliva se reseca
y ella sigue bailando
recuerda el sabor del Ganges
que trae la memoria de sus vivos y sus muertos;
da un salto
la luz atraviesa su cuerpo
y se evapora
Shiva danza con sus ojos negros, ardientes
sosteniendo las notas
en los dedos
toda ella es el Ganges
todo el es Glenda.

http://www.eldiario.com.co/

http://www.eldiario.com.co/

 

Reino
Si esto es. Descubrirse ficción. Ella se queda en casa
cocina colaciones o reparte carteles de propaganda.
Una versión de ciudad.
Escribe historias sobre el universo
vórtice tejido para el día que esto sucediera.
Ofrendó la tinta del sentido corazón
 soltó el hilo que le lleva a la cueva del Minotauro
para declararse mujer libre. Poeta.
 Ha mutado de poemas con un fondo de agua.
 No necesitó ser una princesita carnada, en ello,
algo de transparencia.
Soberana, y feliz de tener reino en la fantasía
 hermana de los sueños que sólo alcanzan los valientes.
 Sueltos los hilos convendría danzar en puntas de dedos
apenas tocar el suelo,
cantar a coro abierto:
¡pureza!
aún saltos de cascada
aún ojos de pantera
la brisa sigue fluida.
Señales
Mi perro ladraba torpe a las puntitas del reloj
entrecruce de horas y fantasmas templando acordes celestes
su olfato detectó el movimiento vasto de las cosas
replegadas sobre sí mismas hacen un ruido extraño
de piel que cede a la uña
Una señal intacta del cuerpo recuperado en la modorra
Mi perro tonto dio un salto sobre el minutero que no deja de bostezar
la ergástula le escupió en segundos, dándole un revolcón
que le envió a esconderse con la cola entre las patas