Las protestas en Chile no han cesado desde que comenzaron hace dos semanas, con la evasión masiva del Metro de Santiago, hasta pasar a las calles y plazas en todo el país. Las protestas surgen por el descontento social que ocasionan la desigualdad y el modelo económico que dificulta el acceso a derechos fundamentales para una sociedad

Para enfrentar las manifestaciones, que crecieron con el paso de los días, el gobierno de Sebastián Piñera decretó un Estado de Emergencia que duro más de una semana, y que tuvo un rechazo generalizado tanto de la ciudadanía como de la comunidad internacional. A pesar de levantar el Estado de Excepción, la represión en las calles continúa, y las denuncias por violación a Derechos Humanos se han incrementado ante señalamientos y reportes de torturas, muertes, personas heridas y detenidas.

Fotografías / Juan David Hernández

Texto / David Arboleda

El pase de diapositivas requiere JavaScript.