Texto y fotografías: Jhellen Bedoya

Es la educación uno de los derechos fundamentales del ser humano, pero pareciera que el actual gobierno ha olvidado lo que es en realidad.

Se le ha pasado por alto recordar que el pueblo aún ve, escucha y piensa; por esta razón se hace oposición.

Los derechos se respetan y defenderlos está implicando parar al pueblo, cerrar el paso en las vías, lo que es a su vez una analogía de lo que sucedería si la universidad pública se privatiza; el pueblo se estancaría, económica, política, culturalmente… y no habría marcha atrás.

Sin educación pública la población estará con sus ojos vendados y así, con mayor facilidad, quien gobierne podrá robar y manipular.

¡Es mejor detener al pueblo por horas que tener detenido a ese mismo pueblo por años!

Estas las imágenes de la marcha carnaval del 24 de octubre realizada por los estudiantes de la UTP en la vía Pereira – Armenia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.