VIAJANDO EN AMBULANCIA CON LA COVID-19

Hicimos un recorrido con dos personas que hacen parte de una empresa de ambulancias: Germán Quintero, quien conduce el vehículo, y Cielo López, tecnóloga en atención prehospitalaria.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotografías / Santiago Ramírez – Texto / Santiago Ramírez y Jhonwi Hurtado

A las 12 del día Cielo López y Germán Quintero están terminando de organizar la ambulancia; usan doble tapabocas, gafas, careta, gorro, doble traje. Se encuentran en un lugar cercano al centro de Pereira, en unos minutos deben llegar al hospital de La Virginia, Risaralda, para trasladar a un paciente es sospechoso de covid-19. Germán enciende el radio, hay música en todo momento. El personal de la salud no ha parado durante la pandemia, por eso con los meses aumentan los casos de trabajadores sanitarios fallecidos a causa de la covid-19.

Ángeles al llamado es una empresa de ambulancias, con sede principal en Pereira, presta diferentes servicios, incluido el de aeroambulancia. Durante la pandemia su personal ha vivido y sorteado los peligros que implica estar en contacto frecuente con hospitales y con pacientes sospechosos o positivos.

El recorrido que se realiza esta vez es desde la sede de la empresa hasta La Virginia y desde allí hasta la clínica Los Rosales, para terminar en la sede nuevamente. Después de llegar a cada hospital donde se va a dejar al paciente en manos del médico encargado, para volver a ingresar a la ambulancia deben realizar desinfección total, y tras llegar nuevamente al domicilio de la empresa, se lavan los elementos usados y se botan los que son de uso desechable. La realización de este protocolo dura entre 40 minutos y una hora cada vez.

Este artículo fue realizado en el marco de un acuerdo de financiación con Google News Initiative Journalism Emergency Relief Fund