Nuevos gobernantes, viejas esperanzas