Cada cuatro años se repite la jornada. Cada cuatro años hay esperanza de nuevos aires. A veces llegan, casi siempre se quedan solo en una esperanza fallida. Lo nuevo parece repetirse en lo viejo, los nuevos candidatos termina decepcionando: nada más viejo que lo nuevo.

Fotografías / Jaír Henao

El pase de diapositivas requiere JavaScript.