…escritores de la talla de William Ospina, Santiago Gamboa, Héctor Abad Faciolince, Alberto Salcedo Ramos y muchos otros, visitando las bibliotecas de los municipios de Caldas.

 

Por Martín Rodas*

Parodiando el título del informe de gestión de la Secretaría de Cultura del Departamento de Caldas liderada por el doctor Lindon Alberto Chavarriaga, puedo asegurar que, más que un concierto, fue una gran polifonía de aportes, gestiones y logros, en áreas como las letras, las bibliotecas, la música, el teatro, el patrimonio, la memoria histórica, entre muchas otras.

Ya que los números, las estadísticas o los indicadores nunca han sido de mi gusto o credibilidad, me atreveré a enumerar, más bien como un listado de aciertos, algunas de estas gestiones, que por supuesto han tenido que ser apalancadas por un músculo económico que el actual secretario nunca dejó menguar, a pesar de que los presupuestos para estas áreas son siempre los más menoscabados.

Pongo por delante el importante fortalecimiento de las fiestas patronales y festivales populares de los pueblos de Caldas, esenciales para la consolidación de la identidad regional y de las expresiones culturales en zonas alejadas de la capital.

Cerca de cuatro mil artistas de los procesos sinfónicos de cámara y formativos fueron apoyados en todo el mapa departamental; con la misma cifra de cuatro mil han sido los niños y niñas, jóvenes y adultos, que han disfrutado de los procesos de las 23 Escuelas Departamentales de Música, con la creación de la “Escuela Departamental de Música”, reforzando aspectos como la dotación instrumental, la contratación de docentes y la circulación de artistas caldenses en el ámbito nacional e internacional; en aspectos patrimoniales es clave destacar las obras realizadas en la Capilla San Pío X de la Enea, el Cristo Rey del municipio de Belalcázar, y obras en las casas de la cultura de Palestina, Salamina, Pácora, Aguadas y Riosucio.

Resalto un aspecto esencial en estos momentos que vive el país, se puso en circulación la “Galería Itinerante” de la memoria histórica de Caldas, “Presencia sin rostros”, donde las víctimas del conflicto narran sus experiencias para que esos momentos aciagos no se repitan; también en un área muy afín y a través de rutas culturales y patrimoniales, en las seis subregiones, se fortaleció el programa de Vigías del patrimonio.

Dos frases definen de un plumazo la labor realizada en las bibliotecas del departamento: “Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca”, memorable frase del poeta argentino Jorge Luis Borges, y “Por el grosor del polvo en los libros de una biblioteca pública puede medirse la cultura de un pueblo”, que nos dijo John Steinbeck. Y es que desde el 2016 hasta el 2019, cuatro bibliotecas de Caldas han figurado como finalistas en el “Premio Nacional a la Excelencia Bibliotecaria”. Pero como la idea es no enumerar, solo me detendré en dos acontecimientos que no habíamos visto en el departamento; escritores de la talla de William Ospina, Santiago Gamboa, Héctor Abad Faciolince, Alberto Salcedo Ramos y muchos otros, visitando las bibliotecas de los municipios de Caldas.

También es de mencionar el premio del Ministerio de Cultura de Colombia a nuestro “Sistema Departamental de Cultura”, como el mejor del país, sistema que ha permitido la consolidación de Consejos de áreas artísticas como Música, Teatro y Circo, Literatura, Cinematografía, Danza, Artes Plásticas y el primer Consejo de Magia del país.

Guillermo Calvo Mahe, Samara Cardona Garcés, Esther Sierra Botero, Lindon Alberto Chavarriaga Montoya y Carlos Mario Uribe Álvarez, en el reconocimiento mediante una placa a la declamadora Esther Sierra Botero por parte de la Fundación Cultural La nave de papel en la Secretaría de Cultura de Caldas.

 

Es notable cómo la gestión de Lindon Alberto ha fortalecido de manera exponencial las prácticas artísticas en todo el departamento y es de esperar que continúe en esa cartera tan importante, en estos momentos donde la cultura es el camino de la reconciliación, la tolerancia, la paz y la dignidad.

Ah… olvidaba el tema de los recursos; en este aspecto pude ver cómo muchos de los gestores, artistas y personas del común con alguna habilidad artística o intelectual, fueron partícipes de los premios y estímulos que entregó este ente a través de convocatorias públicas que premiaron festivales, encuentros, libros, y gran cantidad de expresiones culturales, lo que no se había visto en el departamento y en Manizales.

En lo personal he tenido el privilegio de disfrutar de inolvidables actividades musicales, literarias y populares en el auditorio de la Secretaría de Cultura, tanto como asistente y como invitado especial. La gestión de Lindon Alberto demuestra que la cultura genera riqueza en todos los sentidos… material, espiritual… y sublima lo más valioso de los seres humanos, la posibilidad de crear en condiciones de equidad, armonía y libertad… ¡Gracias, Lindon!

*  Poeta, anacronista y pintor; editor de «ojo con la gota de TiNta (una editorial pequeña e independiente)».